Casanova, el irresistible seductor

Bazar De Libros Los Hijos De Sanchez - Publicaciones | Facebook

Casanova

(Biografía)

Stefan Zweig

Editorial Pharos, México, 1944

Sé libre, no dejes que nada te ate; viaja, conoce, prueba, llénate de experiencias, ama, disfruta el momento; vive hoy, no pienses en el mañana; que nada ni nadie te detenga.

Sería creíble decir que estos consejos me los dio un coach o que se los escuché a un influencer que me quería transmitir la filosofía de vida de Timón y Pumba: Hakuna matata. Sin embargo, esa fue la filosofía que encontré en la biografía de un personaje que vivió en el siglo XVIII: Casanova.

Hace poco encontré en la biblioteca de mi padre un libro viejo, polvoso, con las hojas amarillentas y quebradizas, que aún tenía pegadas varias páginas en su parte superior. Autor: Stefan Zweig; Título: Casanova (Biografía); Editorial Pharos; México D.F. 1944. El autor ya murió, por supuesto. De hecho llevaba dos muerto, por su propia mano, al momento de publicarse el libro. La editorial ya desapareció y hasta el Distrito Federal ha cambiado de nombre por uno más amable.

El libro me pareció una joya y me lo traje a casa para protegerlo de alguna ansia de deshacerse de tiliches y papeles viejos. Pero también lo traje para leerlo, para rescatarlo del olvido.

Algo ha cambiado en la técnica de imprimir y cortar las hojas de los libros; ya no se encuentran ejemplares con esta especie de sindactilia editorial, que obligaba a un uso distinto de los abrecartas. Los abrecartas también ha caído en desuso y ahora son una especie en extinción, así que utilicé un cutter y comencé a separar las hojas. La cirugía fue más o menos exitosa: ningún texto perdido, aunque sí dos o tres páginas sin esquina.

Conocí, no hace mucho, a Stefan Zweig por su libro El mundo de ayer. Fue el último que escribió antes de suicidarse el 22 de febrero de 1942 en Petrópolis, Brasil, muy lejos de su natal Viena. Tomó esa terrible decisión  cuando creyó que nada podría detener al ejército nazi y que Alemania ganaría la guerra. El mundo del ayer cuenta, con mucha nostalgia, su juventud en el epicentro cultural y artístico del Imperio Austrohúngaro y la transformación siniestra que sufrió cuando el nacionalsocialismo subió al poder. El autor, que era muy conocido en su época, tuvo que huir de Viena debido a su ascendencia judía, dejando atrás no sólo todas sus pertenencias sino también a su madre anciana y enferma, quien no pudo escapar a la invasión nazi. El libro me pareció grandioso y quería leer algo más de ese autor.

Mi hallazgo editorial fue el pretexto para conocer otra faceta distinta de Stefan Zweig. Y ahora sí, comienzo a hablar del contenido del libro.

En mi imaginario, Casanova era un personaje de ficción que tenía una aptitud extraordinaria para conquistar a las mujeres, era casi como un sinónimo de don Juan. Sin embargo, Giacomo Casanova (1725 – 1798) fue un personaje real que escribió sus memorias para inmortalizarse y que difería mucho en los motivos y las tácticas del don Juan español.

Casanova era un hombre culto, capaz de improvisar poemas, escribir fragmentos de una ópera, de impresionar a la aristocracia con sus anécdotas o de entablar una charla filosófica con Voltaire y Rousseau. Era un conocedor de arte y la consideraba como “un afrodisíaco refinado y sutil, como el medio halagüeño de excitar los sentidos de acrecentar el goce, de preludiar discretos efectos, como delicadísimos anticipos de deleites, de fuertes goces de la carne.”

A diferencia de don Juan que era un vengativo, misógino, psicópata y embaucador, Casanova era franco y se entregaba a cada juego, a cada mujer, a cada instante, a cada aventura. Don Juan dejaba un rastro de odio y arrepentimiento en sus víctimas, mientras que Casanova dejaba sonrisas imborrables y satisfacción garantizada sin remordimientos. 

Además, mientras que don Juan siempre buscaba conquistar a mujeres de la alta sociedad, Casanova era el más incluyente de los seductores. Para dar una idea de la variedad de rasgos de las mujeres con la que compartió su lecho Casanova, Zweig escribió:

“Casanova el erótico poco selectivo por su conjunto vario y copioso de valor desigual que él, Dios sabe cómo, presenta como una galería de belleza. Algunas , por cierto, aparecen con una figura delicada y dulce, el semblante juvenil, tan diáfanas que para dibujarlas habría necesidad de poseer el arte pictórico de sus compatriotas Guido Reni y Rafael. Algunas parecen desprendidas de un cuadro de Rubens o de Boucher; tan mórbidos y voluptuosos son sus contornos; pero además, también qué figuras, prostitutas inglesas, cuyas muescas repugnantes sólo el lápiz de sañudo Hogarth pudiera reproducir, brujas esqueléticas, que únicamente el genio violento de Goya pudo extraer de su paleta, caras de rameras al estilo de Toulouse Lautrec, rústicas y zafias, sujetos bien venidos para  el pincel del áspero Breughel, un extravagante desfile de bellezas y sordidez, ingenio y villanía, una perfecta feria de accidentes, sin obstáculos y selección”.

Pero Giacomo Casanova no era sólo este homo eroticus que se entregaba por completo a todas las mujeres. No podía quedarse en un sólo lugar y, aprovechando que hablaba varios idiomas, escribía cartas a los poderosos locales, a menudo acompañándolas con una recomendación.  Fue de ciudad en ciudad cautivando a la burguesía y a las mujeres en general, recibiendo invitaciones a cenas y bailes, asistiendo al teatro, jugando en los casinos. Recorrió de Lisboa a Moscú, pasando por Madrid, Barcelona, Venecia, Roma, Nápoles, París, Riga, Londres, Varsovia. Vivió, hasta alrededor de los cuarenta años, disfrutando de los placeres de la vida. Después vino el declive se dedicó a escribir sus memorias.

Tempus fugit, carpe diem (el tiempo vuela, vive el momento) era el modo de vida de Casanova, un verdadero practicante de la “Filosofía de la superficialidad”. Alguien que actualmente podría dedicarse a pregonar esa ideología barata, disfrazado de coach o de influencer.

Aquí, una muestra de lo que pudo ser la galería de enamoradas de Casanova:

File:Guido Reni - The Death of Cleopatra - WGA19278.jpg - Wikimedia Commons
Cleopatra – Guido Reni
La Fornarina” 1518-1519, Rafael sanzio (1483-1520) | Revista Médica Clínica  Las Condes
La Fornarina – Rafael
Los mitos de Rubens viajan a Sevilla. - LOFF.IT
Ercole e Deianira – Rubens
el odalisk, 1753 de François Boucher (1703-1770, France) | Grabados De Calidad Del Museo François Boucher | ArtsDot.com
El odalisk – Boucher
Hogarth
Picture
El conjuro – Goya
Toulouse-Lautrec’s 1894 depiction of cabaret singer Yvette Guilbert, titled “Linger, Longer, Loo,” is one of approximately 200 paintings, posters, and lithographs by the artist on display at the Grand Palais retrospective.
Linger, Longer, Loo – Toulouse Lautrec
La posada Swann – Breughel

Ser una buena persona

Amazon.com: Las buenas personas (Spanish Edition) eBook: Baram, Nir: Kindle  Store

Las buenas personas

Nir Baram

Alfaguara, México, 2013

Quizás todos tenemos el potencial de ser buenas personas, pero luego la realidad nos puede llevar por caminos insospechados; entonces, todos, también quizás, tenemos el potencial de convertirmos en aquello que alguna vez despreciamos.

Acabo de terminar mi primer libro del año y me ha gustado un montón, tanto que no quise esperar para recomendarlo y dejar una huella de las impresiones que me causó. Se trata de Las buenas personas del escritor israelí Nir Baram.

De entrada no es tan común que un escritor judío escriba sobre las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial, desde una perspectiva no judía y Nir Baram lo hace y lo hace muy bien. Basta decir que con este libro se hizo merecedor del Prime Minister Award, 2010.

Las tramas -en realidad son dos historias que inicialmente corren paralelas- son las de un alemán que en un principio no estaba de acuerdo con el régimen nazi, pero que termina sirviéndole como uno más de los soldados que trabajan para engrandecer al Reich; y el de una soviética proveniente de una familia en cuyo seno se criticaba a Stalin y que termina perteneciendo a la NKVD, una policía secreta del régimen soviético.

Sería demasiado simplista pensar que todos tenemos un precio por el cual vendemos nuestros principios, o que el instinto de supervivencia nos obliga a hacer cosas que en situaciones normales no haríamos.

En el caso del personaje alemán, tenía una necesidad de reconocimiento y de triunfo -no sé por qué pensé en algunas personas con las que me he topado en el ámbito laboral-, mientras que en el caso de la protagonista soviética se vuelve la interrogadora del círculo de amigos de sus padres, porque tiene la esperanza de encontrar a sus hermanos de quien ha sido separada.

Las historias de estos dos personajes convergen en la declaración de guerra de Alemania a la URSS en junio 1941. Y aquí cabe mencionar que el libro no hace un recuento de hechos históricos con fechas, ciudades y nombres de personajes de la vida real, sino que logra dar un muy buen panorama del entorno político y social.

Los protagonistas viven un constante miedo ha ser delatados como traidores -tanto en el régimen nazi como en el soviético. Constantemente viven la soledad, la miseria, el arrepentimiento por ser parte de la maquinaria de los gobiernos de sus respectivos países.

Definitivamente, Las buenas personas fue una gran libro para iniciar este año.

Algunas citas:

📖”Lo único que permanece en la historia es la aterradora elasticidad del espíritu del hombre.”

📖”Como somos seres efímeros es natural que los grandes acontecimientos de nuestro tiempo nos impresionen, pero al fin y al cabo no representamos más que un diminuto momento de la historia.”

Adagio en mi país

En mi país, que tristeza,
la pobreza y el rencor.
Dice mi padre que ya llegará
desde el fondo del tiempo
otro tiempo y me dice que el sol brillará
sobre un pueblo que él sueña
labrando su verde solar.
En mi país que tristeza,
la pobreza y el rencor.

Tú no pediste la guerra,
Madre Tierra, yo lo sé.
Dice mi padre que un solo traidor
puede con mil valientes;
él siente que el pueblo, en su inmenso dolor,
hoy se niega a beber
en la fuente clara del honor.
Tú no pediste la guerra,
Madre Tierra, yo lo sé.

¿En mi país somos duros?
El futuro lo dirá.
Canta mi pueblo una canción de paz
detrás de cada puerta
está alerta mi pueblo y ya nadie podrá
silenciar su canción
y mañana también cantará.
¿En mi país somos duros?
El futuro lo dirá.

En mi país, que tibieza,
cuando empieza a amanecer.
Dice mi pueblo que puede leer
en su mano de obrero
el destino y que no hay adivino ni rey
que le pueda marcar
el camino que va a recorrer.
En mi país, que tibieza,
cuando empieza a amanecer.

En mi país somos miles y miles
de lágrimas y de fusiles,
un puño y un canto vibrante,
una llama encendida, un gigante
que grita: ¡adelante… adelante!

Alfredo Zitarrosa

Cuando el psicólogo es un planeta

Solaris by Stanisław Lem

My rating: 5 of 5 stars

Stanislaw Lem es un escritor polaco que sorprendió al mundo anglosajón con sus historias de ciencia ficción, un terreno que ha sido mayoritariamente gobernado por los angloparlantes. Y es que detrás de la cortina de acero, durante la década de los 60s y 70s, escribió grandes historias siempre con un toque psicológico e instrospectivo.

Solaris es su novela más reconocida mundialmente, llevada al cine, radio y el teatro en diversas ocasiones, siendo las más reconocidas, las adaptaciones filmográficas de Andrei Tarkovsky en 1972 y la de Steven Sodervergh en 2002. Cabe mencionar que el Festival de Cannes del 72 le otorgó un premio especial del jurado a la propuesta de Tarkovsky.

La novela comienza con la llegada de Kelvin al planeta Solaris, transportado por el Prometeo. La Estación en Solaris enlaza la comunicación con la nave, confirmando la llegada del forastero, es decir Kelvin. Al descender Kelvin, nadie lo está esperando. El científico que lo invitó a la Estación, Gibarian, para continuar con los experimentos no se aparece. Se adentra por los pasillo hasta encontrarse con un cibernético llamado Snaut, quién se sorprende al ver a Kelvin, demudado completamente, perdiendo inclusive el color del rostro.

Kelvin le susurra su nombre: “Snaut..?”, lo reconoce por los registro que estudió durante su viaje de la tierra. Pero Snaut solo le dice: “no te conozco, no te conozco, … ¿qué quieres?” Así fue el primer encuentro con uno de los tres habitantes de la estación. Es aquí donde le informa Snaut a Kelvin, que esa misma mañana ocurrió un grave accidente y es por eso que Gibarian no lo puedo recibir, ya que había muerto.

Antes de separarse, Snaut le advierte y le recuerda que ahora son solo tres en la estación: él, Kelvin y un tercer científico llamado Sartorius. En esta primer capítulo, como si fuera un tablero de ajedrez, Stanislaw nos muestra el acomodo de las piezas iniciales. El asombro de Kelvin por no entender que está pasando; la pasividad y precaución excesiva de Snaut por revelarle nada; y la accidental muerte de Gibarian son las aperturas de gambito de estas novela, siendo el primer sacrificado Gibarian.

Kelvin comieza un repaso de lo que se conoce sobre Solaris, descubierto hace un poco más de 100 años, atrapando toda la atención de la Tierra, con el fin de ser explorado y comprendido. Resulta ser la primera oportunidad de realizar nuestro primer contacto. Durante estos años de investigación, y resultado de las primera exploraciones, se descubrió que él océano era un organimos inteligente que habitaba el planeta, y que sería el enfoque para realizar el primer contacto.

A lo largo de la novela, encontramos las habilidades de este organismo, que podrían resultarnos parecidas a un psicoanálisis del subconsciente. Logra crear copias que substrae del subconsciente de los habitantes de la estación. A cada uno lo visita una persona importante o relevante en su memoria. En el caso de Kelvin, quién llegó a visitarlo fue su ex-esposa quién se había suicidado unos años antes

Kelvin no solo busca entender lo que pasa en la estación, sino al mismo tiempo, enteder que debe hacer con el recuerdo personificado del amor de su vida. La aparación, de carne y hueso, identica a nivel molecular pero ligeramente diferente a nivel cuántico, solo tiene en su memoria lo que Kelvin recuerda de ella. Su comportamiento, sus palabras, y la forma de ser es lo que recuerda Kelvin; lo único diferente es que ella no se quieren separar de él.

Todos los habitantes de la estación, tienen sus propios visitantes. ¿Qué los mueve? ¿Qué buscan en su relación con los habitantes? Y quizás más difícil aún, ¿qué piensan hacer los tres científicos?
El autor nos hace reflexionar sobre la arrogancia humana y su deseo de entenderlo todo y alcanzar sus objetivos sobre las necesidades o ideas de los demás. El tema del primer contacto, es un elemento clásico de la ciencia ficción, y una de las preguntas más estudiadas en este género; pero, ¿los demás quieren hacer contacto con nosotros? Es cierto que vemos varias propuestas de adelantos tecnológicos, como el uso habitual de videoconferencias y el equipo espacial, pero la tensión psicológica y el terror de la locura dentro de una estación en un planeta a varios años luz de distancia, resulta perturbador. Es una novela que juega con el psique de los personajes en un plano de ciencia ficción. Una joya de la literatura, considera de culto. Recomendado a lectores intermedios o avanzados.

View all my reviews

La soledad de los animales… reminiscencias del cine de los 90´s

Reseña: La soledad de los animales | NeoStuff

La soldedad de los animales

Daniel Rodríguez Barrón

Editorial La Cifra, México, 2014.

Mis gustos cinematográficos se formaron en la década de los noventas. Fue una época en que iba hasta dos veces por semana al cine y en la que se estrenaron varias de las películas que ahora considero entre mis favoritas. Las tramas no lineales, las historias que se entrecruzan, la violencia exacerbada y los argumentos poco convencionales llamaron poderosamente mi atención, se enquistaron en mi imaginario y hasta cierto punto me moldearon.

Aunque el gusto cinematográfico y el literario no son necesariamente los mismos, creo que muchas veces coinciden. Después de todo, una finalidad en común entre estos dos tipos de arte es que ambos quieren contarnos historias.

En varias ocasiones me he topado con libros que al leerlos, puedo imaginar las imágenes en pantalla grande. También me he encontrado con películas cuyas historias hubiera querido leerlas antes de ver las acciones para entender las intenciones de los personajes, que a veces, en el cine no quedan completamente claras.

Recientemente leí una novela que me remontó al cine de los 90´s: La soledad de los animarles de Daniel Rodríguez Barrón. Al estarlo leyendo, no pude dejar de sentir la misma sensación que me despertaron tres películas de aquella época: Pulp Fiction (1994), 12 Monos (1995) y León, el profesional (1994). Las tres se encuentran en mi vitrina dedicada a las películas más memorables.

¿Qué tiene que ver la novela de Rodríguez Barrón con estas tres películas?

La forma narrativa de La soledad de los animales es similar a la de Pulp Fiction. Inicia casi por el final, con una secuencia de acción que termina de manera muy violenta, después hay un cambio de escenario, con otros personajes, que en apariencia no tienen nada que ver con la escena anterior. En dos o tres capítulos se no devela poco a poco cuál es la relación entre los personajes el porqué de la situación en que se encuentran. Al final, las historias se entrecruzan y cierran el círculo.

Esta novela, al igual que 12 Monos, nos cuenta los esfuerzos de un grupo de anarquistas por defender a los animales. Entre otras cosas, hacen varios actos “terroristas” para llamar la atención de la sociedad y exigir a las autoridades que se erradiquen los experimentos en animales y el maltrato a los animales de granja. Desafortunadamente, sus esfuerzos no tienen eco ni en la sociedad, ni en los medios, ni en las autoridades.

“Por las noches esperan impacientes alguna noticia en la tele pero todo es narcotráfico, decapitaciones, secuestros y políticos asegurando que acaban con ello. Ante la indiferencia general, llaman a la policía (desde teléfonos públicos) y reivindican cada uno de los atentados, pero la policía les exige que dejen de llamar” [p. 70]

Y la tercera película que me vino a la mente mientras leía el libro fue León, el profesional. Al igual que en el filme, una pequeña niña, busca venganza y para ello le pide ayuda a un adulto casi desconocido, que al principio se niega a hacerlo, pero finalmente cede.

La historia se ubica en la ciudad de México, lo cual de por sí, le agrega un poco de folclore y surrealismo. La novela, además de tener tintes de humor negro y tragedia ecológica, es una denuncia contra la indiferencia, esa que consolida un status quo ante los observadores callados.

“Encontrar asesinos no satisface a nadie, lo hacemos por las ganas de castigar a alguien, lo hacemos porque lo dice una ley. Pero nada repara nada y lo que se pierde se pierde para siempre” [p. 85]

La soledad de los animales es un libro muy recomendable, en especial para aquellos cinéfilos nostálgicos que extrañan las primeras películas de Tarantino.

Hoy es jueves… y es momento de acabar con la violencia

Hoy es jueves… y es momento de acabar con la violencia intrafamiliar

La Vida Empieza A Las Tres ;Hoy Es Jueves ; La Feria, O, De Noche Vienes

La vida comienza a las tres… / Hoy es jueves… / La feria o De noche vienes

Elena Garro

Ediciones Castillo, México, 1997.

Hoy es jueves… es un cuento de aproximadamente 50 páginas de una corteza dura, difícil de penetrar: durante las primeras 5 páginas aproximadamente, es complicado entender cuál es la relación entre los personajes; pero una vez dentro, la recompensa es grande.

Lucy, la protagonista, vive un infierno familiar. Es maltratada y humillada por Adrián, su esposo, por Beatriz, su suegra, y por Pedro, el nuevo esposo de su suegra. El único oasis en su hogar, es Pablito, su hijo. Todos los días vive una batalla para mantener la autoestima, dentro de esa familia tóxica.

Un día Pedro dice que ve flaca a Lucy, que le hacen falta unas vacaciones y que él la llevará a Veracruz. Adrián y Beatriz asienten con complicidad y la opinión de la propia Lucy poco importa. A pesar de la resistencia de Lucy, comienzan los preparativos para que ella, su hijo, y su suegro pasen dos semanas en el puerto. Acceden a que también vaya Estela, la hermana menor de Lucy. Así comienza una pesadilla que aleja a Lucy de otra pesadilla igualmente ominosa.

Estela no tiene idea del infierno que vive su hermana desde que se casó con Adrián. Desde la misma noche de bodas en la que comenzó la violencia. Y ahora ella también será víctima de uno de los verdugos. Desde la primera noche en un hotel de mala muerte, comienza a percibir el miedo de su hermana y lo comparte cuando Pedro utiliza palabras obscenas y amenzas contra Lucy.

Durante el relato siempre flota la duda de ¿por qué Lucy no pide ayuda? ¿por qué no huye del maltrato y las humillaciones? Y ante la pregunta expresa de su hermana ella contesta: “No, nadie escucha las llamadas de auxilio, por eso los criminales actúan con toda impunidad.”

Pedro es el verdugo, pero las mentes detrás del castigo son madre e hijo, Adrián y Beatriz que mantienen una extraña relación edípica. De hecho, Beatriz se casó con Pedro, como venganza después de que Adrián se casó con Lucy.

“Y lo peor de todo era que no podía escapar de aquella pareja mitológica formada por Adrián y Beatriz. Era un monstruo de dos cabezas, exactamente iguales, con cuerpos aparentemente distintos y dotados de los mismos deseos, sensaciones apetitos y ambiciones.”

Elena Garro, plantea en este relato todos los síntomas por los que pasa una persona víctima de la violencia intrafamiliar: El grito de angustia al que nadie acude; el temor de que no le crean; el arrepentimiento por haber entrado en ese torbellino sin fin; el sentimiento de culpa; la vergüenza; la baja autoestima y hasta la idea del suicidio como única escapatoria.

  • “El mundo es peligroso, les repetía su madre, que deseaba que no salieran nunca de su casa. ¿Por qué se habría casado?”
  • Lucy y Estela recordaron a Pedro. ¿Qué habría hecho al descubrir que se habían ido temprano? Sintieron miedo y trataron de no recordar la escena nocturna a la que un pudor invencible las obligaba a replegarse en las profundidades de su memoria.”
  • “Ella se empeñó en guardar silencio. No podía confesar aquella última humillación: no tener dinero para pagar el hotel, comprar los billetes de tren y la agresión del hotelero. […] Adrián es tan brutal que nadie puede creerme.”
  • “Su amor por el mar era correspondido y las olas no estaban dispuestas a matarla.”

La violencia está presente en todo el relato pero escondiendo siempre la parte más cruda. De manera explícita están los insultos, las humillaciones verbales, las palabras soeces, pero la violencia física se calla. El lector sabe que lo peor se mantiene oculto como por un pudor narrativo, pero está.

En la playa Lucy y Estela conocen a dos soldados norteamericanos que son un remanso ante la situación en la que se encuentran. Sin embargo, no piden ayuda. Ellos de cualquier manera lo perciben y hasta son testigos de una escena en la que corroboran sus sospechas, las chicas viven una situación muy adversa. Ofrecen ayuda que no es aceptada. Son extranjeros en este extraño país en el que parece que todo ocurre como una fatalidad imposible de eludir:

” – Es inútil, están perdidas… es inútil… – afirmó Corbett.

 – Sé lo que quieres decir, pero no Estela – respondió Ted.

 Corbett lo miró piadoso.

 – ¡Las dos!… Lucy se equivocó y su hermana compartirá el error… terminarán muy mal- aseguró Corbett con la seguridad de alguien que ve desde la playa que se ahoga mar adentro y calcula que por más esfuerzos que haga no tendrá tiempo de llegar a salvarlo.”

La nota esperanzadora del relato no está en la descripción de la violencia, sino en la denuncia que se hace contra los perpetradores, contra sus cómplices y contra quienes deberían actuar y no hacen nada. Ese es el llamado a todos los lectores, que no seamos parte de esa círculo de violencia, que denunciemos y así rompamos ese lastre que cargamos desde épocas inmemorables.

Desalojo

Separaciones - Bastida Abogados

La luna de miel en Cartagena había resultado desastrosa. Yo seguía con una piedra en la garganta y Lisa con los ojos anegados repitiendo una y otra vez que lo sentía, que la perdonara y que al regresar podríamos recomenzar.

Me había impuesto un silencio que no me hiciera arrepentir después, si lo incumplía; aunque el odio me quemaba la garganta y quizás por eso las palabras se evaporaban antes de ser pronunciadas.

Tomamos un taxi del aeropuerto a nuestro departamento y mi silencio se prolongó otros cuarenta y cinco minutos.

Dos días antes, cuando nuestro matrimonio ya estaba hecho pedazos, la hija de nuestra casera nos dio la noticia acerca del desalojo. Su llamada fue como el último clavo sobre el ataúd de nuestra relación. El edificio había sido embargado hacía dos años y doña Clara, con toda su dulzura octogenaria, nos había rentado algo que ya no le pertenecía hace tiempo. Había sido tan conmovedora y convincente cuando nos dijo que nos condonaba el primer mes de renta a cambio de pintarlo y arreglar un par de humedades y que, por lo demás, el departamento era perfecto. Dijo también, que ese sería su regalo de bodas.

Sin embargo, la muerte de la anciana y un tsunami legal, habían arrastrado nuestras pertenencias a la calle.

Bajamos la maletas del taxi y nos quedamos mirando el desorden. Lisa sollozaba y de repente tenía espasmos de náufrago desconsolado.

El departamento, que con tanta ilusión y trabajo habíamos decorado, estaba completamente volcado en la banqueta. El cielo estrellado de Van Gogh guardaba cierta dignidad sobre el love seat color rojo. La lámpara que Lisa me había concedido escoger, hacia guardia sobre la horrible maceta de fibra de vidrio con su crotón multicolor.

The starry night the best Amazon price in SaveMoney.es
Cielo estrellado de Vincent Van Gogh

Me pesó ver la base de la cama con las patas de costado como un gran insecto muerto, al lado del librero que soñábamos llenar juntos.

La escena trágica tenía sus tintes chuscos: el refrigerador parecía el amigo sobrio cuidando al colchón ebrio; mi ropa ocupaba apenas la sexta parte del pequeño comedor y la de Lisa el resto, como un tablero de Risk conquistado por una fashionista.

Estando ahí, el globo terráqueo sobre un buró llamó mi atención. Sentí que la realidad se revelaba ante mis ojos: habíamos ubicado juntos en ese globo, dónde quedaba Cartagena; Lisa había determinado el destino de nuestro viaje de bodas justo después de la despedida de soltera que organizaron sus amigas en un bar colombiano cerca de la oficina. Nunca dejaré de reprocharme haber sido tan ingenuo.

De pronto Lisa preguntó, ¿y ahora a dónde iremos?

Respiré profundo para no dejar salir mi furia y sólo dije, no sé tú, yo regreso con mis padres. Tomé mi maleta y un par de chamarras, me cargué la lámpara guardiana al hombro y me marché.

El carnicero de Blaviken, The Witcher.

El último deseo by Andrzej Sapkowski

My rating: 5 of 5 stars

Image result for el ultimo deseo"
Portada del Libro I. Editorial Artifex


Las lecturas que más disfrute durante mi época estudiantil universitaria fue la fantasía épica. Devoré una colección completa llamada Dragonlance, cuyos autores: Margaret Weis y Tracy Hickman, comenzaron a escribir allá por 1984. Narrando sus aventuras D&D (Dungeons & Dragons) y creando un mundo más complejo y humano del que inició Tolkien durante la II Guerra Mundial.
Desde entonces, ninguna otra serie fantástica me había atraído tanto, inclusive pensaba que la fantasía había quedado atrás y había perdido el gusto de un género que me invitó a la lectura. Hasta que llegó a mis manos la primera novela de la saga de Geralt de Rivia, mejor conocido como The Witcher. Resulta interesante que la novela se haya escrito en 1990, por Andrzej Sapkowski, y que tuvo éxito solo en su país natal: Polonia. Logra traspasar las fronteras hasta que una compañía de videojuegos compra los derechos para crear The Witcher en el 2007, sacando tres partes y siendo la última la ganadora de mejor juego del año 2016.


Regresando al libro, El último deseo, es el primer tomo de la saga de Geralt de Rivia, un humano mutante facultado con magia para poder matar monstruos que asolan la población. Educado desde muy temprana edad para salvar a la humanidad de los grandes males que acechan la tierra, siempre buscando el pan de cada día a través de sus servicios, destruyendo la maldad que amenaza a la gente inocente. Muchas veces, la maldad no se encuentra solamente en los monstruos.

En esta novela, se compilan seis historias de Geralt, que permiten delinear su personalidad y encontrar algunos detalles que nos ayudan a entender como está constituido el mundo en cuanto a razas, divisiones políticas y creencias. El mundo va cambiando y los servicios de Geralt comienzan a no ser tan requeridos; debe ajustarse a las nuevas demandas o perecer. De manera adicional, en telón de fondo, tenemos a una bruja que tiene un lugar fundamental en su vida: Yennefer, una especie de amor incondicional y deseo que los mantiene unidos como predestinados por el destino.

Geralt se enfrenta con una Estridge, rompiendo el hechizo y rescatando a la joven princesa convertida por maleficio en dicho monstruo. Ayuda a un joven pretendiente a reclamar su derecho por sorpresa, con quien busca desposarse al cumplir la edad casamentera. Narra el porque de su apelativo del carniceron de Blavikan y narra como conoció a Yennefer.

Una novela muy entretenida, sirve como lectura inicio, para lectore principiantes; o intermedios que les quste la fantasía.



View all my reviews

Operación Antropoide y la Solución Final

HHhH

HHhH by Laurent Binet

My rating: 5 of 5 stars


La mayoría de mis amigos saben que uno de mis temas favoritos en la literatura es la Segunda Guerra Mundial, y existe una predisposición hacia esta novela por tocar esa época turbulenta de la humanidad. A diferencia de lo que he leído anteriormente, donde la mayoría de las historias se desarrollan en Francia, Stalingrado o Alemania; aquí nos trasladamos a una de las ciudades más hermosas de Europa, llena de historia y referencias literarias: Praga.
HHhH, escrita por Laurent Binet, es una novela que describe el atentado realizado por unos paracaidistas de la antigua república Checoslovaquia contra el artífice de la última solución del problema judío, la menta maestra detrás de Himmler: Reinhard Heydrich. Por cierto, el título de la novela hace referencia al pensamiento Nazi de la época: “Himmlers Hirn heisst Heydrich” (el cerebro de Himmler se llama Heydrich).
Heydrich logra ascender en el partido Nazi, gracias a sus decisiones frías y absolutas, ejecutadas con una eficiencia aterradora. No por nada sus colegas le llamaban la Bestia rubia, y era temido inclusive por su propio jefe: Himmler. Para muchos en el partido, lo veían como un digno sucesor de Hitler. El único que podría darle continuidad a la hegemonía del Tercer Reich.
El autor nos lleva en este viaje por el ascenso político de Heydrich hasta ocupar el protectorado de la república Checa en la ciudad de Praga. A través de sus rápidas decisiones y política de contención del pueblo checo, se ganó el sobrenombre del Carnicero de Praga. Mientras tanto, en Londres, un checo y un eslovaco estaban entrenándose para realizar la misión más importante de sus vidas: asesinar a Heydrich.
Laurent Binet escribe su novel en dos planos, de alguna manera podemos llamarla bidimensional, por un lado tenemos la historia del atentado: cómo las piezas se mueven lentamente hasta converger en el ataque al Mercedes de Heydrich; y por la otra parte, tenemos el desarrollo creativo de Laurent, acompañándolo a escribir su historia, sintiendo esas dudas del escritor que busca una narrativa perfecta sin omitir detalles, pero que al mismo tiempo, se pregunta si no estará exagerando en la información que presenta al lector.
De una manera muy entretenida, encontramos recomendaciones de otros autores sobre el mismo tema, o sobre el acervo bibliográfico autor. Adicional, menciona algunas películas que desconocía narraban esta historia, todas ellas del siglo pasado.
Una lectura atractiva, logra transportarte al día del atentado, y de paso conocerás un poco más del Tercer Reich y su historia. Podría recomendarse a lectores principiantes que gusten de la historia, pero mi opinión es que el nivel es lector intermedio.



View all my reviews

Secuelas del viaje

(Basado en el sueño de M.)

Llegué a casa de mis padres y me sentía sumamente cansada. El viaje había sido agotador y para colmo algunas negociaciones no habían salido bien. Mi mamá estaba preparando la cena y mi padre estaba sentado en la cabecera del comedor, su lugar indiscutible.

Olía delicioso. Como siempre, mi madre se esmeraba en todos los detalles culinarios. Se esmera incluso hasta para hacer una quesadilla. Pero esta vez, era algo más que una simple quesadilla. Sobre el fogón estilo medieval había una cacerola enorme de la que humeaba un aroma apetitoso.

La vista al fogón me recordó el viaje que quería dejar en el olvido. Pero me llamó la atención no haberme percatado antes de la remodelación de la cocina. Mi padre me sonrió y, como siempre, ese gesto me trajo calma. Me preguntó qué tal se había portado mi escudero. Le dije que bien, que sin duda era el más valiente entre todos. Y el más cariñoso, aunque eso ya no lo dije.

En el momento en que la sonrisa apacible de mi padre y el recuerdo de mi escudero me reconfortaron, mi hermana bajó de su cuarto y como un relámpago que augura tormenta, disipó la calma. Que estaba harta de su trabajo, que renunciaría la semana entrante. Que no reconocían su esfuerzo y que le cargaban todas las tareas urgentes mientras que la nueva correctora no hacía nada más que pasearse en minifalda por la oficina de su jefe.

Mi padre, con la experiencia de un capitán de siete mares, trató de domar el ímpetu de mi hermana. Le dijo que no dejara que el trabajo en la editorial la abrumara. Ella debatía que cómo no iba a estar abrumada, que le habían encargado revisar la traducción empalagosa de las obras de Megan Maxwell, y que ella hubiera preferido la saga de George R. R. Martin. Yo no entendía nada de la discusión, pero ese nombre provocó una avalancha de pensamientos en mi cabeza.

Me disculpé, dije que me iría a bañar, que el viaje a Winterfell me había dejado exhausta y no quería seguir escuchando los dramas de mi hermana cuando se sentía la lady Sansa de la primera temporada.

Desperté con hambre, con el recuerdo brumoso de un sueño típico de una noche de Game of Thrones.

Weirwood by rougealizarine on DeviantArt

Imagen tomada de Pinterest