Orgullo y prejuicio, un clásico que perdura

Orgullo y prejuicio (Austral Singular): Amazon.es: Austen, Jane, Vales,  José C.: Libros

Orgullo y prejuicio

Jane Austen

Editorial Austral

En una conferencia del Colegio Nacional de México, Christopher Domínguez Michael, el reconocido crítico literario, decía acerca de los libros que se consideran clásicos: “Los clásicos son aquellos libros que cada generación tiene en las manos por razones misteriosas. Porque el abuelo se lo recomienda al hijo y el hijo al nieto. Porque van persistiendo en el gusto del público; porque el propio público los va protegiendo. Y cada generación lo lee y lo interpreta de manera distinta.”

Definiciones más o definiciones menos, la realidad es que hay libros que por más que pasen los años, se siguen editando, reimprimiento, llevándose al cine, al teatro, se siguen analizando por los estudiosos y comentando entre los lectores. Uno de esos libros llamados clásicos es Orgullo y Prejuicio de Jane Austen.

Hace poco leí este libro que se publicó por primera vez en 1813 de forma anónima. Lo leí porque fue el pretexto para invitar a Romina Silman (su cuenta en Instagram: Leer.es.bonito) a grabar un podcast con 3C Libros y ella sugirió el tema.

No podré negar que tenía cierto prejuicio acerca de la obra: pensaba que iba a ser una novela con una visión muy femenina y anacrónica acerca del amor. A medida que avanzaba en las páginas, me daba cuenta de cuántas cosas nos perdemos por tener una preconcepción acerca de todo. Al llegar al final del libro pude decir, con un poco de orgullo, que vale la pena aventurarse, lanzarse al vacío de la lectura, en especial de un libro clásico que cuenta con una red de seguridad avalada por miles de lectores.

El libro me gustó mucho y dió para una larga plática entre amigos, de la cual les dejo el link para que la escuchen.

La aventura de esta lectura me dejó una doble recompensa: conocer la escritura de Jane Austen y tender las bases para una amistad que espero dure muchos años. Mil gracias Romina…

Primera parte del podcast dedicado a Orgullo y prejuicio de Jane Austen
Segunda parte del podcast dedicado a Orgullo y prejuicio.

Una de detectives

Asesinato de calidad by John le Carré

My rating: 4 of 5 stars

John Le Carré llegó a mí en una típica tarde de pereza de domingo. Mientras revisaba por enésima vez que había de nuevo en Netflix, y encontré que lo mejor, desde mi punto de vista, ya lo había visto. Hice un salto mortal, me cambie a esa mal intento de streaming barato llamado ClaroVideo. Encontré una película llamada “El espía que sabía demasiado”, una adaptación de la novela de John Le Carré llamada “Tinker, Tailer, Soldier, Spy” o “El Topo” en español.

La película me llamó la atención y rompió el tedio del domingo. Con actores como Gary Oldman, Benedict Cumberbatch y Colin Firth, me mostró una faceta del espía de la guerra fría, sin el aparatoso cliché de un James Bond. El agente Smiley es un espía de oficina, encargado de encontrar al infiltrado en su organización, mostrando que es más apreciado las cualidades analíticas que las habilidades atléticas de un invencible 007.

Este enfoque me llamó la atención y comencé a investigar más sobre el autor y su obra. Encontré que John Le Carré trabajó en el MI-5, como un “godín” cualquiera, realizando actividades de oficina propias de un espía en plena Guerra Fría. Llevo su experiencia e historias a sus novelas durante los años 60s y 70s. Escribió seis novelas donde el agente Smiley es el personaje principal y otras tres donde es mencionado.

La presente novela: “Asesinato de calidad” es la segunda aparición de George Smiley, y ocurre cronológicamente antes de la película anteriormente mencionada. George decide retirarse de la agencia MI-5. Y busca dar clases en Oxford, pero una amiga que conoció durante la Segunda Guerra Mundial, le pide su ayuda, porque recibió una carta de una conocida pidiéndole ayuda porque su esposo planeaba matarla.

Cuando decide hablar con la autora de la carta, y llama al colegio de Carne donde labora su esposo, le informan que lamentablemente había fallecido el pasado miércoles, a manos de un asaltante que le robo un collar y una pulsera en su propia casa. La amenaza de muerte se había producido, pero no se sabía quién era el asesino.

George toma el tren en primera instancia, para compartir la carta que recibieron con las autoridades del lugar, pero conforme se va adentrando en los hechos, comienza a investigar con el fin de tratar de ayudar a capturar al criminal. A través de un análisis de los hechos, así como la evaluación de los personajes, George Smiley es capaz de encontrar al autor y su móvil, logrando una historia entretenida y consistente.

La lectura es fácil y atractiva, logra atraparte rápidamente y es como ver una serie de detectives. Una novela muy recomendable para distraerte y tomar un respiro de lecturas más desafiantes. Quizás para esas tardes de tedio, o en una mañana recostado en la piscina o playa. Recomendado para amantes de la novela negra y principiantes por igual.

View all my reviews

La secuencia de eventos que nos ha hecho ser quienes somos

Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea / My Sister Lives ...

Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea

Annabel Pitcher

Siruela, México, 2014.

Después de estar leyendo varios libros de temas perturbadores, intenté escoger de mi antibiblioteca un libro que alejara mis pensamientos de la violencia, de las epidemias y de tantos otros temas que me agobian y me atraen. Seleccioné uno que llevaba años esperando a ser leído, sin husmear en la contratapa. Sólo por la portada y el título. Y así comencé Mi hermana vive en la repisa de la chimenea de Annabel Pitcher.

Jamie tenía sólo 5 años cuando su hermana Rose murió y no la recuerda. Nunca lloró por su muerte y nunca ha vuelto a llorar por nada desde entonces. En cambio sus padres lloran frecuentemente y se encuentran destrozados, anclados en el recuerdo de la hija que perdieron y olvidándose de los dos hijos que aún tienen.

Ahora, Jamie tiene 10 años y junto a su padre y su hermana Jasmine, se acaban de mudar a un pequeño pueblo de Inglaterra, provenientes de Londres. Desde la muerte de Rose, el padre de Jamie se volvió alcohólico y su madre se fue a vivir con otro hombre que le brindaba comprensión. Jamie trata de integrarse socialmente con los niños de su edad y de volver a reunir a su familia. Pero reconstruir una familia tan rota no es fácil; tampoco hacer amigos.

Jamie conoce en su nueva escuela a Sunya, quién es la única que no lo rechaza y le ofrece su amistad. Sin embargo Sunya tiene un pequeño defecto: es musulmana. Su padre le ha dicho que los musulmanes son los responsables de la muerte de Rose y que todos son malas personas. Jamie lo duda, Sunya no parece una terrorista.

La autora nos muestra, a través de la voz de Jamie, que muchos de los prejuicios que tenemos son heredados -de los padres o de la sociedad en que vivimos- y que sólo siendo abiertos a otras culturas y creencias, podremos experimentar las bondades de la globalización.

Esta novela de Annabel Pitcher habla sobre la inocencia y el abandono, sobre cómo la primera puede ser más fuerte que el segundo y cómo puede ayudar a mantener la cordura después de haber sufrido un trauma tan violento.

Además, trata un tema que siempre ha llamado mi atención y que he encontrado en varios libros: la gran sucesión de eventos que se requieren para que los hechos que nos transforman lleguen a ocurrir. Es decir, somos el resultado de una secuencia de eventos sumamente improbables.

El atentado en el que murió Rose, fue por medio de explosivos escondidos en buzones y botes de basura que se activaron simultáneamente. Uno de los hombres que murió había perdido el tren debido a que falló el sistema de señales; salió de la estación de trenes y le entró hambre, así que se compró un sandwich y fue a tirar el papel a la basura y en ese instante detonó el explosivo. “Si el sistema de señales no hubiera fallado, o si él no hubiera comprado el sandwich, o incluso si se lo hubiera comido un par de segundos más despacio o un par de segundos más rápido, entonces puede que no se hubiera acercado a la papelera a tirar el papel en el preciso instante en que explotó la bomba. Y eso me hizo darme cuenta de una cosa. Si nosotros no hubiéramos estado en la Plaza Trafalgar, o si las palomas no existieran, o si Rose hubiera sido una niña obediente en lugar de una niña traviesa, entonces todavía estaría viva y mi familia sería feliz.”.

En otro episodio de la novela, Jamie saca de la biblioteca un libro titulado: “El milagro que soy: un libro sobre óvulos, espermatozoides y cómo nacen los niños”. Y luego dice “El libro hablaba de lo especial y lo único que yo era porque sólo había una posibilidad entre un millón de trillones de que saliera tal como soy. Si aquel espermatozoide de papá no se hubiera encontrado con aquel óvulo de mamá justo en el momento en que lo hizo, yo habría sido una persona diferente. Eso no tenía pinta de milagro. Tenía pinta de mala suerte.”.

Mi hermana vive en la repisa de la chimenea es una novela narrada con una gran ternura y sin embargo, nos deja un montón de reflexiones sobre la vida, sobre nuestro mundo y sobre la fragilidad emocional del ser humano y la fortaleza que encuentra en los pequeños detalles.

Seguramente, si hubiera leído la contratapa y hubiera encontrado la frase “atentado terrorista islámico”, el libro seguiría guardado con su plástico en mi librero y yo no estaría aquí escribiendo la reseña de un libro altamente recomendable que ya forma parte de mi bagaje y que en cierta forma se ha incorporado a mí.

Fairies are among us

Among Others

Among Others by Jo Walton

My rating: 3 of 5 stars


This is my first english novel of the year. I choose it carefully, actually, I’m participating on Worlds Without End reading challenge; the idea is to read at least 6 novels that had been win an award on Science Fiction, Fantasy or Horror. In this case, Among Others won the 2012 Nebula Award, that is a prize related to Science Fiction and Fantasy. Jo Walton is a Canadian-Welsh writer who is a big fan of Tolkien and Ursula K Le Guim. To be honest, in my opinion, this book is not that amazing as to receive a Nebula award; however, it represents a kind of guide for Science-Fiction and Fantasy masterpieces from 1979 and earlier years.
Morwenna Phelps is raised by her mad mom, that is actually a kind of witch, trying to gain power and somehow dominate the entire world. Morwenna is release from his mother and star living with his father, that either runaway or get divorced when her daughters born. She is at the school, paid by his father’s sister, that actually seems to understand about magic, just like her mom. When attending school, Morwenna is felt apart form magic, and the only connection with this kind of power is through the books… and some fairies that appears in forests and ruins. She seems to be safe from her mother, now that her twin sister is no longer with her, Morwenna have to resist one last try from her mom to beat her, but she is not alone: fairies are with her.
what I enjoy the most is about all different authors that she was describing inside the story. Not just Tolkien or Le Guim, but also Phillip K Dick, Zelazny, Silverber, Asimov, C Clarke, Heinlein, Bradbury, among others. I was expecting more, the thing that is valuable is all reference to classic SF & Fantasy. Recommended for english intermediate readers.



View all my reviews

Frankenstein y otros creadores de monstruos

Frankenstein o el moderno Prometeo

Mary Shelley

España, Espasa Libros, 2014

Había tenido cierta resistencia a leer esta novela clásica que algunos catalogan dentro del subgénero de novela de terror, no por algún prejuicio en contra del libro en sí, sino porque, como muchas personas, creí que conocía la historia y ya no era necesario leerlo. Y a grandes rasgos sí conocía la trama. ¿Y quién no, si hay referentes por todos lados?: la serie televisiva La familia Monster (The Munsters); las películas Mary Shelley’s Frankenstein (fiel al libro y con una buena actuación de Robert de Niro) y Yo, Frankenstein (bodrio de película protagonizada por Aaron Eckhart); y hasta en las caricaturas de los Picapiedra que tienen por vecinos a los Frankenpiedra (The Frankenstones).

Frankenstein es quizás, junto con Drácula, uno de los monstruos más famosos, pero también uno de los que más versiones equivocadas hay. Empezando porque en la historia original, Frankenstein es el apellido del creador del monstruo y no el nombre de la criatura. Pero, tal vez, de la misma manera en que a un cuadro hecho por un pintor famoso se le conoce por el apellido del artista, a este monstruo se le conozca también por el apellido de su artífice, por lo que este error común lo pasaré por alto.

Otra preconcepción frecuentemente errónea sobre Frankenstein es que el monstruo es un gigante torpe, de difícil andar, piel color verde llena de cicatrices y dos pequeños electrodos que le sobresalen del cuello. Esta idea probablemente viene de la película de 1942 The ghost of Frankenstein, cuya figura se ha ido replicando una y otra vez. Según el libro, el monstruo sí era gigante y como estaba hecho de partes de cadáveres que Víctor Frankenstein utilizó en su creación, se puede inferir que tenía cicatrices, pero jamás lo menciona. Lo de los electrodos en el cuello y el color verde son libertad artística de alguien diferente a Mary Shelley. Lo que me parece un completo error es el andar torpe que se le ha impuesto, ya que en la novela se describe como un ser muy ágil para escalar y capaz de perseguir por grandes distancias a su creador que huye de él en barco o en carreta.

En doscientos años las historias sufren modificaciones, se van transformando, van perdiendo detalles y van ganando otros nuevos. Así le ha ocurrido a la fabulosa creación de Mary Shelley, escrita durante un frío y lluvioso verano en la residencia de Lord Byron –quizás el clima formó parte de la inspiración de la autora- a principios de siglo XIX, y publicada por primera vez en 1818, después de varios rechazos en diversas editoriales.

El caso es que 200 años después, el libro llegó por fin a mis manos como una de esas gratas coincidencias que uno encuentra en la literatura. Lo empecé a leer cuando estaba a punto de finalizar Nunca me abandones de Kazuo Ishiguro que trata sobre un grupo de jóvenes que viven en una especie de internado, en donde los educan y los preparan para su destino final para el cual fueron creados: ser donadores de órganos.

Por si fuera poco, en días recientes leí la noticia sobre el experimento que hizo un científico chino para modificar la secuencia del ADN de un embrión humano para eliminar el virus de VIH –el padre está enfermo de SIDA, y aun sabiéndolo, la pareja decidió tener un bebé por inseminación artificial. Es decir, estamos a unos meses de presenciar el nacimiento del primer bebé genéticamente modificado. Tanto en la realidad y como en la ficción, el ser humano es capaz de hacer cosas monstruosas.

Pero regresando a la obra de Mary Shelley. Frankenstein habla de la soberbia del ser humano por dominar a las leyes de la naturaleza, por su deseo de robarle sus secretos y utilizarlos sólo para su engrandecimiento personal. Víctor Frankenstein, primero por la curiosidad científica, luego por el ego y quizás finalmente por la locura, dedicó muchos años de su vida a comprender en dónde radicaba el secreto de la vida. Creó un ser a partir de cadáveres y luego pudo darle vida por medio de la galvanización. Pero horrorizado por el resultado de su creación, le dio la espalda y lo abandonó a su suerte.

El libro también habla sobre la naturaleza noble del ser creado, que se trastoca en maldad pura y hambre de venganza, cuando se ve rechazado por todo mundo debido a su apariencia. Es una metáfora sobre la frágil frontera que existe entre el bien y el mal.

Frankenstein o el moderno Prometeo es la historia de ese ser que desafía a su Creador, que le impone condiciones para no desatar su furia contra él y sus seres queridos; ese engendro que, al ser tratado injustamente, aprende a hacer daño y a sentir odio contra quienes lo desprecian; es la historia de un ángel caído que se siente inmensamente solo y que lo único que lo sostiene es el resentimiento.

Por un lado la ciencia y la arrogancia del hombre jugando a ser dios, por otro el desprecio y la injusticia con que frecuentemente tratamos al que es diferente a nosotros. Siempre estamos propensos a romper ese endeble equilibrio entre el bien y el mal que reside en el ser humano. Es decir, todos somos, al menos en potencia, creadores de monstruos.

Mary Shelley logró mantener una tensión narrativa durante toda la trama cambiando de narrador de manera tan suave e imperceptible como en una carrera de relevos. La historia comienza con las cartas de Robert Walton, el expedicionario que quiere llegar al Polo Norte, a su hermana Margaret. Después, toma la batuta Víctor Frankenstein contando la historia sobre su creación y las desgracias que le sucedieron. Finalmente, en un tercer peldaño narrativo, está la descripción del monstruo sobre su aprendizaje, el rechazo que sufrió y el odio que nació en él.

Además del cuidado, en cuanto a la forma de narrar, Shelley escogió cada detalle para hacer la historia más creíble. Un ejemplo de ello son los tres libros que se encuentra la criatura y que le sirven de fundamento para la comprensión del mundo: Las desventuras del joven Werther de Goethe, Vidas de Plutarco, y Paraíso perdido de John Milton. La primera le ayuda a afianzar la conciencia sobre sí mismo como individuo; la segunda, como miembro de una sociedad; y la tercera, como parte del universo o creación.

Además de los referentes literarios que Mary Shelley utilizó en Frankenstein (1818), podemos encontrar la huella de esta escritora en la obra de otros autores: Arthur Gordon Pym de Edgar Allan Poe (1838), El castillo de los Cárpatos de Julio Verne (1892), Drácula de Bram Stoker (1897), El Necronomicón de H.P. Lovecraft (1938). Si bien, muchos lectores estarán de acuerdo con que Edgar Allan Poe es el padre de todos los escritores de terror y misterio, entonces podemos deducir que Mary Shelley es la abuela.

Mary Shelley tenía una influencia progresista de parte de su familia. Su madre, Mary Wollstonecraft, escribió Vindication of the Rights of Woman. Y aunque Mary no llegó a conocerla –murió cuando ella tenía sólo 10 días de nacida-, seguro leyó su libro y esto le dejó marcada. Cuando terminó de escribir Frankenstein o el moderno Prometeo, buscó quien lo publicara, pero todos creían que lo había escrito su pareja sentimental, el poeta Percy Shelley. Ella se negó a publicarlo con el nombre de su marido y prefirió publicar la primera edición como anónima. En 1818, la industria literaria estaba dominada exclusivamente por el sexo masculino, sin embargo, Mary Shelley demostró que el talento no conoce de géneros. La segunda edición llevaba su nombre.

Frankenstein es un libro recomendable para todas las edades, que a pesar del tiempo sigue vigente y que todos deberíamos leer para vernos en el espejo de sus protagonistas.