Del Diario de Emilio Renzi

Respiración artificial by Ricardo Piglia

My rating: 3 of 5 stars

Ricardo Piglia fue un escritor y crítico argentino que padeció las dictaduras militares de la segunda mitad del siglo XX. En su temprano peregrinar, comenzó la escritura de su Diario, que se convertiría en la fuente primordial de sus novelas más reconocidas. Respiración Artificial se publicó en 1980 la cuál lo catapultó al reconocimiento mundial por su narrativa de las traiciones políticas de Argentina del siglo XIX, durante la presidencia Juan Manuel de Rosas, hasta la los cambios políticos de los años 70s.

La historia comienza con un joven escritor llamado Emilio Renzi, que tiene comunicación epistolar con un desaparecido tío llamado Marcelo Maggi, quién tuve que marcharse hace más de 20 años, intempestivamente de su ciudad natal, por problemas maritales irresolubles. Marcelo es historiador y filósofo, quién se encuentra escribiendo sobre un antiguo personaje histórico argentino del siglo XIX que apoyó la presidencia de Juan Manuel de Rosas. Sus papeles e investigación está en casa de su suegro, por eso le pide a su sobrino que se cité con él para recuperar los papeles de gran valor histórico. Dichos papeles narran a su vez las situaciones que vivió el abuelo del suegro, quién estuvo presente en las revoluciones políticas del siglo XIX.

El autor nos relata la historia como si fuera una novela policiaca, pero que en lugar de resolver un crimen, buscamos la verdad histórica y la participación de cada uno de los protagonistas, como si alguno de ellos fuera el asesino de la historia, o el embaucador de la verdad. Para lograrlo, el joven Emilio Renzi sigue las instrucciones de su tío y visita al suegro de éste, y a través de dicha entrevista, hace el viaje al siglo XIX a través de la vida del abuelo del suegro. El juego narrativo es un símil de llamadas recursivas, es decir, acciones que se ejecutan dentro de otras acciones. Mi ejemplo claro es cuando el narrador cuenta la narración del segundo personaje hablando de un tercero. Suena algo rebuscado, pero es como ver una película con las anotaciones del libreto actuadas.

Piglia plasmó varios debates literarios a lo largo de la novela, creando una especie de aeropuerto, donde cada mención a un autor o una obra, sirve como pista de despegue para investigar otras obras. Escuchar hablar de Joyce, Chejov, Faulkner, Freud, Kant, Heidegger, Thomas Mann, Kafka, permite al lector tomar en consideración otras obras, e investigar un poco más sobre cada autor, eso sin contar los eventos históricos argentinos del siglo XIX. Por si solo, estos pasajes son atractivos como material de referencia a nuevas lecturas. En mi personal punto de vista, no era necesario crear narradores “recursivos” (narradores que relatan narraciones de terceros).

Solo esto bastó para llamar mi atención, pero encontrarme con la joya de una teoría de encuentros, me dejo pensando en las posibilidades creativas de inicios del siglo XX. Aquí deberían de parar, esto es un flagrante spoiler. Lo que mencionaré a continuación a sido tema de investigación de la novela de Piglia. Algo que las posibilidades de la época lo hace factible. De 1908 a 1911, varios personajes culturales se dieron cita en los cafés de Viena, entre ellos estaba Kafka, quién acostumbraba frecuentar esos lugares bohemios que le permitieran desarrollar su creatividad. En tal lugar, coincidió que un joven pintor comenzaba a buscar labrarse un nombre y camino, por malo que era y falta de talento, creía que se merecía el reconocimiento de todos, dicho personaje, que se presume conoció a Kafka, se llamaba Adolf Hitler. Esto fue para mi un bomba, inclusive, la hipótesis de que Mein Kampf y El Proceso, estuvieran emparentados de alguna manera gracias al café vienés.

Estas joyas salvan la novela por si sola, aunque me cuesta trabajo entender porque el autor se esfuerza por anexarle una narrativa “innovadora”. Sin embargo son gustos personales, sé que existen aquellos que disfrutan de este tipo de juegos. La novela es recomendada para lectores de nivel intermedio/avanzado, sobre todo aquellos que disfrutan de enlaces literarios entre novelas. No cabe duda que los argentinos siguen el ejemplo de su mentor Borges.

View all my reviews

Author: macqro

ISC en Querétaro con MC en Computación. Pero faltó la literatura, historia, arte... en fin... así es la ingeniería.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s