Añoranzas y Pesares I

El trono de huesos de dragón by Tad Williams

My rating: 4 of 5 stars

Me verdadera incursión a la lectura, fue a través de los libros de fantasía y ciencia ficción. Reconozco que hubo algunas novelas de literatura contemporánea que me llamó la atención, pero mi verdadera adicción comenzó con la serie Fundación de Isaac Asimov y las Crónicas de Dragonlance de Margaret Weis y Tracy Hickman. Durante varios años coleccioné libros de ambos autores y comencé a incursionar en otros autores de fantasía como R.A. Salvatore y de ciencia ficción como Neal Stephenson, Dan Simmons u Orson Scott Card. Después, llegó un momento de apertura a otras corrientes o tipos de historias: me ayudaron a leer sobre el Boom, el Crack, autores del bloque socialista, grandes cuentistas y escritores del Sol Naciente. Fueron años alejado de mis temas favoritos.

Este año 2020 ha sido completamente atípico, se han abierto un mundo de posibilidades a la interacción humana, más cercanas a las descritas por Asimov en su novela El Sol Desnudo. Me invita a retomar mis primeras lecturas, a redescubrir el mundo de la fantasía y la ciencia ficción. Recientemente, la revista TIME publicó una lista de los 100 mejores libros de fantasía de todos los tiempos y creo polémica entre diversos críticos y fanáticos del mundo de la fantasía. En lo que coinciden todos, es que hay grandes ausentes en la lista, y existió una tendencia en nominarse entre los miembros del panel de selección.

Un gran ausente, es Tad Williams y su serie Añoranzas y Pesares, cuyo primer tomo se escribió en 1988, llamado El trono de huesos de dragón. La aventura comienza cuando el agonizante Rey Supremo vive sus últimos días, en la pacífica tierra de Osten Ard. Fue el unificador del reino, logrando un periodo de paz de más de 50 años. Los diferentes reinos se unieron bajo su mandato, acelerando las rutas comerciales y manteniendo la estabilidad en las fronteras. Sin embargo, al morir el Rey, una inminente guerra parece cernirse sobre los pacíficos habitantes. Existen diferencias de opiniones entre los dos hijos del difunto Rey: el primogénito, Elías y futuro rey, es aconsejado por un acólito estudioso de artes oscuras y ancestrales llamado Pryrates, empujando al rey a enemistarse con su hermano menor Josua, provocando una ruptura entre los reinos de Osten Ard.

Pero nuestro personaje principal, es un aprendiz de hechicero, un joven huérfano llamado Seamon cuyo destino estaba unido al futuro del reino. Bajo la tutela de Morgenes, el sabio hechicero de Hayholt y miembro de la liga del pergamino, se adentró en las leyendas e historias del reino, narraciones que contienen la salvación del reino. Como toda obra de fantasía épica, Seamon se ve orillado a sobrevivir y embarcarse en una aventura de la cuál nunca quiso ser parte.

Tad Williams logra transportarnos a ese mundo fantástico, transmitiendo la belleza de sus paisajes naturales, haciéndonos sentir que caminos junto con Seamon por los bosques y nevadas montañas de la región. Mantiene una narrativa entretenida, entregando al lector cada pieza del rompecabezas que puede salvar al reino y el alma atormentada del nuevo Rey. No pueden faltar las criaturas fantásticas como gnomos y seres primigenios del bosque, muy similares a los elfos. Claro, las leyendas de tiempos ancestrales con dragones atemorizando los poblados no podrían faltar. Pero sobre todo, un enigma que es la razón de la búsqueda, tres espadas de grandes poderes, secretos que han sido protegidos por la liga del pergamino.

Una historia recomendada para lectores intermedios de fantasía, no es una novela que aconsejaría como primera aproximación para nuevos lectores de fantasía, es necesario tener lecturas preliminares, al menos El Hobbit. También es considerada Fantasía clásica, un estilo más tradicional del que podemos encontrar en los escritores de la última década. Definitivamente terminaré la saga.

View all my reviews

La pintura en la literatura

La luz negra - Gainza, María - 978-84-339-9863-7 - Editorial Anagrama

La luz negra

María Gainza

Anagrama, España, 2018

Hay libros que desconciertan al lector porque no se sabe que rumbo tomarán. ¿O será que yo siempre voy tratando de adivinar hacia donde nos dirige el autor a través de su relato? Pero para conseguir eso, el autor, no necesariamente, debe ir sembrando pistas falsas como sucede frecuentemente en las novelas policíacas o en cada uno de los episodios de Harry Potter. Lograr esos giros narrativos sin caer en el engaño es una virtud de los grandes escritores.

Recientemente leí La luz negra de María Gainza. Había escuchado grandes cosas de su primera novela, El nervio óptico, pero desafortunadamente no la he conseguido. Así es que en cuanto pude me compré La luz negra, que dicho sea de paso, ganó el Premio Sor Juana Inés de la Cruz 2019, que se otorga en la FIL de Guadalajara.

Esta novela tiene varios giros narrativos que desconciertan al lector, pero también lo mantienen hechizado, con una atracción que le impide postergar su lectura.

Al inicio parece un libro de suspenso que trata sobre falsificaciones de pinturas. Tras la muerte de uno de sus personajes (esto no es gran spoiler pues ocurre en las primeras páginas), parece que nos llevará en la búsqueda de un asesino (no hay tal). Después ocurren algunas apariciones que nos hacen pensar en un thriller psicológico y de pronto, en medio del libro nos encontramos un catálogo de objetos que supuestamente pertenecieron a la pintora Marietta Lydis y que van a subastarse.

A partir de ahí, la protagonista nos lleva tras la búsqueda de la Negra, la supuesta falsificadora de la obra de Lydis, que tenía un talento excepcional y una vida enigmática. Esta parte me recordó mucho a Los detectives salvajes de Roberto Bolaño, que también es una biografía coral -armada a través de entrevistas, artículos, fotografías y hasta documentos legales- de un personaje de ficción que bien pudo ser real.

A lo largo de la novela, se leen algunos nombres de grandes pintores: Marietta Lydis, William Blake, Pedro Figari y Marc Chagall entre otros, y su sola mención es una semilla de curiosidad para investigar sobre su vida y obra. (¿Conocen las obras de estos artistas?)

La luz negra es un libro deslumbrante que me cautivó de principio a fin y María Gainza tiene un estilo fascinante de escritura, muy original y lleno de erudición que te dejará en espera de su siguiente libro.