Como hacer de tu columna semanal un libro…

Cuentos de maldad by Alma Delia Murillo

My rating: 3 of 5 stars

Había una expectativa de misterio o terror sobre estos cuentos de Alma Delia Murillo. Pensaba que podríamos tener algunas historias muy retorcidas, quizás un tanto crudas; o por otro lado, algo de terror sobrenatural, más propicio para las festividades del día de muertos. El resultado final fue, salvo unos tres o cuatro cuentos, el resto parecía ejercicios del taller de creación literaria.

Debo reconocer que el primer cuento atrapó mi atención: Severiano y los tamales del amor. Un honesto trabajador, padre luchón, con una hija de escasos 12 años, debe sobrevivir en la ciudad de México vendiendo tamales. La vida es difícil para él y su hija, y la ausencia de la madre fallecida pesa sobre ellos. El compadre borracho que trata de convencer a Severiano de tomar unas copas, y la comadre que empieza despertar cierta incomodidad con su cercanía, completan el cuadro de personajes. El final tiene su parte sobrenatural, el deseo de Severiano de volver a ver a su esposa es más fuerte que cualquier precaución.

Otro cuento que me gusto fue el de Jackie, donde podemos apreciar una historia de venganza, entendible y pero no termino de justificarla. Una repartidora que de comida, quizás Uber Eats o Rappi, que llega a casa de solteros donde ellos terminan tratando de aprovecharse de la situación. Pésimo error, ella no permitirá que se abuse impunemente. Una historia que me parece forzada para conseguir seguidoras, un ejemplo de literatura comercial, punto de venta de acuerdo con el entorno actual.

En este rubro, creo que es mejor la historia de empoderamiento de llamada Cazadoras. Un grupo de mujeres solventes económicamente, denominadas Cougar Sugar, forman una liga de elite en la Ciudad de México, gobernando desde las Lomas hasta Polanco. Mujeres que tienen a los hombres a su disposición, satisfaciendo sus necesidades, pero respetando las reglas entre ellas. Aunque claro, no hay segundas oportunidades dentro del clan si alguna falla a las reglas. Cuento que podría tener más impacto si hubiera extendido un poco más la historia, o puede resultar en una semilla para una historia más compleja. Desde mi punto de vista, tiene material para hacerlo más amplio.

Y otros cuentos que me arrancaron un par de risas, fueron aquellos relacionados con los oficinistas. Hay dos cuentos de los famosos Gódinez, empleados de oficina que se rigen y viven bajo un ambiente diferente, un hábitat de supervivencia y típicos eventos de integración. Me recordó a las posibles historias que podría contar de experiencias personales. El veterano coacheando al novato, las actividades de “comparte-con-tu-compañero-cosas-personales”, los altares de muerto y los disfraces de catrina.

En general los cuentos se olvidan después de un par de días. Solo estos que mencioné me perduran en la memoria, y quizás uno más, de una casa que decide desalojar a su inquilino. Lo recuerdo, pero no por su narrativa, sino porque se me hace un intento de copia de Casa tomada de Cortázar. Lo sé, no hay comparación, pero recordé el cuento y no hay manera pudiera salir bien librado de la contienda de comparación. Si eres fan de Alma Delia, yo creo que pasarás un rato muy entretenido. En caso contrario, mejor retoma algún autor que te haya gustado mucho o sigue con la saga que estabas leyendo. Nivel principiante.

View all my reviews