Un cóctel de acertijos.

Joël Dicker atrapa al lector de principio a fin, con esta trepidante narrativa de amor y muerte.

Advertisements

La verdad sobre el caso Harry QuebertLa verdad sobre el caso Harry Quebert by Joël Dicker
My rating: 4 of 5 stars

No es tarea fácil capturar la atención del público y mantenerlos en constante expectación por lo que sucede en la historia. Conforme los lectores incrementan su acervo literario, la capacidad de asombro comienza a disminuir, descubriendo que las historias tienden a repetirse siendo la única diferencia la forma en como se narra cada una de ellas. El autor de esta novela, logra entretener a sus lectores, entrelazando varios factores que mantienen el suspenso durante la narración. Desde mi punto de vista, logra unir hábilmente la vida de Marcus, un escritor en desarrollo; su relación con Harry, su tutor; y la desaparición de Nola, una chica de quince años, ocurrido hace treinta y tres.
Hay varios detalles que me llaman la atención de esta obra, los cuáles trataré de mencionar a continuación. En primer lugar, a través de sus capítulos, obtuve diversos consejos para llegar a ser escritor; fueron conversaciones entre Marcus y su maestro, Harry, que señalaban aprendizajes a considerar si quería alcanzar el éxito con su novela. Segundo,
es una novela de romance, de un amor de verano que dura toda la vida; aunque es un amor prohibido porque Nola es solo una chica de 15, mientras que Harry tiene 32 años. Sin tomar en cuenta la edad, encontramos que el amor es puro, realmente les importa el otro y harían cualquier cosa por hacerlo feliz. En este punto, la descripción de la obsesión de Harry por Nola, me recordó a la misma obsesión descrita en Lolita de Vladimir Nabokov.
Tercero, es una novela de misterio, una novela negra que busca desentrañar lo que ocurrió aquél fatídico 30 de Agosto de 1975, día en que Nola desapareció para siempre. Su cuerpo es hallado 33 años después en el jardín de Harry; quién resulta ser el principal sospechoso. Marcus, quién se encuentra sufriendo la sequía de escritor, decide ayudar a su único amigo y maestro Harry, desentrañando lo que realmente ocurrió con el objetivo de limpiar el nombre de su tutor. Conforme se adentra en la historia, encontramos que la situación era más compleja que un simple asesinato. El pueblo de Aurora, lugar donde vivía Nora y Harry, se ve afectado por la investigación, y sus habitantes tienen enfrentar aquellos fantasmas enterrados mucho tiempo atrás. Finalmente, es una novela sobre amistad, que perdura con el tiempo, tanto en el éxito como en el fracaso. Nos recuerda que los verdaderos amigos estarán contigo para ayudarte. Que podrán aceptarte tal y como eres, con tus aciertos y fallas.
Hablando un poco de la forma en que fue escrita, entiendo que esta novela sea un bestseller, tiene varios motivos para captar la atención del público. Su forma narrativa mantiene la cohesión entre las diferentes etapas de tiempo. Además que logra atraparnos con el suspenso de la investigación. Sin embargo, creo que al final abusa creando varios cabos sueltos, algunos que inclusive no creí necesarios, que solo servía para asombrar al lector. Eso si, reconozco que ató todos los cabos, no dejo ninguno sin ser atendido.
Recomiendo la novela para lectores que van incursionando en el mundo de la literatura, y comienzan a aumentar su capacidad de lectura: fácil de leer y muy entretenida.

View all my reviews

Frío y oscuridad

Rodolfo Enrique Fogwill

Los pichiciegos

España, Ed. Periférica, 2010.

Hay segmentos de la Historia mundial que en mi cabeza sólo ocupan el espacio de memoria suficiente para guardar el título, nada de información sobre fechas, motivos que originaron el conflicto, consecuencias, etc. Mucho menos anécdotas personales de alguien que haya vivido dicho suceso. La guerra de las Malvinas es uno de esos fragmentos. Por esa razón, al leer la contraportada de Los pichiciegos, de Rodolfo Enrique Fogwill, supe que ese libro rellenaría algunos de los huecos históricos de mi cabeza.

Los pichiciegos narra el conflicto entre Argentina e Inglaterra por la disputa de la Islas Malvinas a principios de los 80’s, desde la perspectiva de un grupo de desertores del ejército argentino que se autodenominaba “Los pichis”. Este grupo vivía en un refugio subterráneo, en el que pasaban la mayor parte del tiempo en penumbras (de ahí, viene lo de ciegos).

Los pichis vivían bajo sus propias reglas, o mejor dicho, bajo las reglas de “Los reyes magos” que fueron los fundadores del grupo, y que en este caso eran 4 reyes. Los pichis no podían entrar o salir del refugio durante el día para evitar que alguien más descubriera el escondite. Para pertenecer a los pichis deberían llevar alguna mercancía que les garantizara su admisión: cigarrillos, baterías, café, raciones de comida, vino o cualquier cosa que en tiempo de guerra era considerado un tesoro.

Los pichis traficaban tanto con el bando argentino como con el inglés, por esa razón era doblemente traidores.

El relato gira en torno a las peripecias que debía pasar este grupo de soldados para sobrevivir: conseguir comida, mantenerse calientes, salir a defecar en la noche con una temperatura de -8°C, “hacer agua de hielo” para no contraer diarrea por beber agua de los charcos y, sobre todo, cuidar no ser visto al entrar o salir del escondite.

El grupo debía mantenerse pequeño, no podía crecer más de lo que el espacio y sus reservas les permitían. El número máximo fijado por los reyes era veinticinco; y para mantener ese número, a veces era necesario tomar medidas drásticas.

Los pichiciegos habla sobre el miedo: el miedo a morir de frío, el miedo de ser descubierto por los ingleses, el miedo de ser delatado, el miedo de pisar una mina y volar en pedazos (como frecuentemente les pasaba a las ovejas), ese miedo inherente a la guerra que lleva al ser humano a actuar irracionalmente por el puro instinto de sobrevivencia.

Fogwill logra, a través de las conversaciones de sus personajes en la oscuridad, transmitir las emociones que los soldados debieron de sentir. No juzga a ese grupo de muchachos, que rondaban los 20 años de edad, por sus acciones que, a la distancia, podrían ser consideradas como máxima traición.

El autor es considerado como parte de la tríada a la cabeza de la narrativa argentina, junto a César Aira y Ricardo Piglia. Confieso que para mí fue un gran descubrimiento: no he leído nada más de él, pero a partir de ahora buscaré algún otro libro suyo.

Definitivamente, leer Los pichiciegos ayudó a llenar algunos de los vacíos históricos en mi cabeza: la guerra de las Malvinas, como tantos otros conflictos en la historia, fue una guerra muy desigual. Un grupo de muchachos mal entrenados y mal armados no podían competir contra un ejército británico preparado y bien equipado para sobrevivir en las tremendas condiciones climáticas. Los escasos aviones Pucará argentinos nada tenían que hacer contra los Harrier ingleses. Y sobre todo, porque un ejército no convencido de defender a su país, de luchar a nombre de un gobierno del que se rumoraba que usaba los mismos Pucará para lanzar a los disidentes al mar, no podía encontrar la fuerza necesaria para combatir al invasor.

Esta novela es muy recomendable, especialmente para aquellos lectores que les gustan las historias de guerra y que tienen estómago para echarse cualquier libro por desgarrador que sea.

Ninguna mentira dura para siempre

Javier Cercas
El impostor
España, Literatura Random House, 2014

“Puedes engañar a todo el mundo por algún tiempo, o puedes engañar a algunas personas siempre, pero no puedes engañar a todas las personas siempre”. Esta frase que se le atribuye al gran Abraham Lincoln parece irrefutable. Sin embargo, un catalán estuvo a punto de desmentirla.

El impostor, de Javier Cercas, es un libro que nos cuenta la historia de Enric Marco, un catalán que logró engañar a toda una nación por muchos años.

En primer lugar se hizo pasar por un obrero sindicalizado que había sido opositor del franquismo durante la Guerra Civil española, su gran labia y carisma lo catapultaron primero a ocupar el cargo de Secretario de la Federación Catalana de la CNT (Confederación Nacional del Trabajo) y posteriormente como Secretario General de la CNT. Debido a disputas internas, la CNT perdió el poder político que todo mundo creía que tendría después de la muerte de Franco, y Enric Marco fue expulsado de la Confederación de Trabajadores porque nadie conocía a ciencia cierta nada sobre su pasado. Ese engaño duró alrededor de 3 años en total.

El siguiente engaño de Enric Marco lo llevó a la vicepresidencia de la FAPAC (Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Cataluña), cargo que sustentó por más de una década, aun cuando sus hijas habían terminado la escuela varios años antes.

Y el último gran engaño de Enric Marco fue que se hizo pasar por un sobreviviente del campo de concentración de Flossenburg. Esta historia aderezada con unas cuantas anécdotas de heroísmo y la falsificación de algunos papeles, lo llevaron en 2003 a ser elegido presidente de la AMICAL de Mauthaussen (una asociación de sobrevivientes del holocausto, que habían estado en ese campo de concentración). Enric Marco no estuvo en ningún campo de concentración, fue un trabajador voluntario, como muchos otros españoles que bajo un acuerdo celebrado entre Franco y Hittler, daba empleos a españoles en Alemania.

Las imposturas de Marco ocurrieron a lo largo de tres décadas, hasta que en el 2005 se le desenmascaró. El historiador Benito Bermejo sacó a la luz la historia de Enric Marco, poco antes de que el Presidente Aznar diera un discurso en Mauthaussen, en memoria de los españoles que murieron durante el holocausto. A unos días, casi horas, de que Enric Marco estuviera compartiendo el escenario con el Presidente español, la farsa fue revelada.

Javier Cercas toma la historia sobre este gran artista del engaño y decide hacer un libro que no busca reivindicarlo ni hundirlo. Escribe una novela sin ficción, como él mismo la llama, que en realidad está lleno de ficciones: las múltiples vidas inventadas por el gran impostor.

En este relato, Cercas intercala las vivencias (reales e inventadas) de Enric Marco con el proceso creativo y la lucha interna que el propio Cercas sostuvo por mucho tiempo para decidirse a escribir dicha historia. Sus charlas con otros intelectuales que lo animaron a escribir el libro (Mario Vargas Llosa fue uno de los principales animadores), las entrevistas con historiadores que habían escrito sobre Marco, directores de cine que habían hecho un documental sobre él, y por supuesto, las entrevistas con el protagonista de este libro, que es una suerte de Alonso Quijano que tuvo que inventarse un personaje como El Quijote.

El impostor es un libro que por momentos pesa: pesa leer tantas páginas que no te revelarán ningún secreto sobre el protagonista que no se sepa de antemano al leer la contraportada; pesa escuchar una y otra vez las mismas anécdotas en boca de diferentes personas; pesa por la repetición hasta el cansancio de frases como “Marco, un rockstar, un champion de la verdad histórica o de la llamada verdad histórica”. Tiene también un gran peso porque es la confesión de un escritor que admite un cierto rechazo hacia su personaje en un inicio, una extraña compasión conforme va desenmarañando su historia y un inexplicable aprecio hacia el final del libro; y pesa, sobre todo, porque nos explica que “la ficción es un engaño en el que quien engaña es más honesto que quien no engaña y quien se deja engañar es más sabio que quien no se deja engañar”.

Este libro lo recomiendo para personas que ya tienen muy bien formado el hábito de la lectura, sobre todo aquellos que les gusta libros con relatos históricos (episodios de la post Guerra Civil española en específico). Tal vez se interese alguien que quiera aprender a darle forma a un escrito largo, que quiera comenzar a redondear un personaje o a tomar el toro de la escritura por los cuernos.

Es Muss Sein!

El deber ser, y como tal, nuestro compromiso es presentar la segunda parte del podcast dedicado a la Insoportable Levedad del Ser. En esta ocasión hablaremos de las ideas y discusiones filosóficas que encierra la novela, tanto del peso de nuestras decisiones como la ligereza de los errores. Les compartiremos nuestras recomendaciones de lectura y hablaremos del siguiente capítulo del podcast. Recuerden dejarnos sus comentarios… feliz y exitoso 2018 a todos!!

Sobre las amistades eróticas y las casualidades.

En “Las 3C’s” hemos decidido cerrar el año con un análisis y dicusión mesurada sobre La Insoportable Levedad del Ser de Milan Kundera. A través de las re-lecturas, encontramos pequeñas joyas escondidas en la narrativa que en la primera ocasión pasamos desapercibidas. Como la novela tiene muchas ideas a discutir, hicimos este primer episodio centrado en los personajes principales y las amistades eróticas, tema por demás fascinante en la época de la liberación sexual de los 60s-70s.
No olviden dejar sus comentarios y Feliz Navidad a todos!

Ser feliz era esto, de Eduardo Sacheri

El mundo de la literatura es una telaraña enorme en la que puntos lejanos y aparentemente sin nada en común, se interconectan a través de los delgados hilos que la forman. Así fue como llegué a leer Ser feliz era esto.

Años atrás vi la película argentina que en el 2010 ganó el Oscar a la mejor película extranjera: El secreto de sus ojos. Además de tener unas escenas visualmente muy bien logradas y de tener una trama por momentos trepidante, la película trata temas muy interesantes: la dictadura en Argentina, la venganza, y los amores imposibles. Pero hablar de esa película sólo viene a cuento porque resulta que está basada en una novela titulada La pregunta de sus ojos, de Eduardo Sacheri.

Unos años después de ver esta película encontré en la gran librería amarilla con letras moradas, el libro de Sacheri. Claro, con la portada y el título de la película, que la hacían más atractiva a los consumidores. Lo compré y lo leí, y para mi sorpresa el libro era tan bueno o aún mejor que la película. Contenía unas digresiones de los personajes que es imposible meter en el largometraje y un final distinto pero tan bueno como el de la película. Pero lo mejor de todo era la forma de narrar nostálgica, intimista y tan convincente que me hicieron creerle de principio a fin.

Desde entonces se volvió una tarea autoimpuesta leer cualquier otra cosa publicada por el autor. No fue sencillo; pasada la euforia del Oscar, no se encontraba ningún título suyo en las librerías atiborradas de best sellers, hasta que en el 2016 Eduardo Sacheri ganó el Premio Alfaguara por La noche de la Ursina. Después de eso, Sacheri por todos lados. Pero gracias a ese delgado hilo de la red de la literatura, llegó a mí el libro del que hoy quiero hablar.

Ser feliz era esto. El libro cuenta la historia de Sofía cuando acaba de perder a su madre y emprende un viaje desde Villa Gesell, un pueblo al norte de Argentina, hasta Buenos Aires para ir a presentarse a su padre, quien no tiene idea de su existencia. La sorpresa con que Lucas recibe la noticia de que es padre de una niña de catorce años, lo deja sin una reacción adecuada, y mientras el lector puede imaginar el torbellino de ideas en la cabeza del protagonista, sobre cómo explicar esta situación a su esposa Fabiana, Sofía sufre por no tener el recibimiento que le hubiera gustado y por la angustia sobre su futuro.

Lucas es el autor de un libro que alcanzó un éxito que nunca imaginó y que le ha permitido llevar una vida modesta sin tener que publicar nada más ni trabajar en alguna otra cosa. Solamente ha escrito ese libro y otro que se encuentra como finalista en un concurso internacional de literatura juvenil, sin embargo él mismo no se considera un escritor de oficio. Su personalidad es más bien retraída y hasta pareciera que está a la saga de la de Fabiana, que es una profesionista exitosa.

A lo largo de la novela, se van solucionando los problemas legales que tienen que resolverse para que Sofía entre en una escuela de Buenos Aires aun sin tener los papeles necesarios para hacerlo, pero se van complicando los problemas entre Lucas y Fabiana. Sin embargo, la columna vertebral de la novela, es la relación entre Sofía y Lucas, que comienza con una obvia cautela y que poco a poco se va estrechando a medida que se crean complicidades y se descubren afinidades que están ahí como por pura causa genética.

Con el mismo tono intimista y convincente de El secreto de sus ojos, y con esa casi musicalidad e ingenio en los diálogos llenos de argentinismos, Eduardo Sacheri, le da una credibilidad a la historia que pareciera narrada de viva voz por los personajes, que al final, resulta imposible no encariñarse de ellos.

Este libro lo recomiendo para adolescentes con un hábito de lectura más o menos formado, para toda clase de jóvenes y adultos lectores (lectores iniciáticos, regulares y ávidos). Sobre todo lo recomiendo para lectores sentimentales, que andan con ganas de leer historias felices.

Una navidad con Harry Potter

Harry Potter y el legado maldito (Harry Potter #8)Harry Potter y el legado maldito by John Tiffany
My rating: 3 of 5 stars

El año está por terminar, y las lecturas son ahora un reflejo de las temporadas de fiestas y relajamiento. Con el descenso de la temperatura, y el anhelo de que algún día vuelva a nevar en Querétaro, opté por leer esta novela/obra de teatro; donde vemos a la famila Potter-Weasley, Granger-Weasley y los Malfoys, quienes nos llevan de regreso al fantástico mundo de los magos y los muggles. Tengo añoranza por aquellos días nevados de Hogwarts, y ver a los tres amigos tratar de descifrar el misterio del año, culpando de todo a Snape quién pudiera estar al servicio del Señor Oscuro (Voldemort).
Son días que no volveran, pero la novela intenta tocar estos elementos importante a lo largo de la historia que nos narran. Harry tiene tres hijos, 2 niños y una niña, con Ginny; mientras que Ron y Hermione tienen 2: una niña y un niño. Draco Malfoy solo tiene un hijo. La historia comienza con el inicio del año escolar, en aquella estación del tren de King’s Cross, en el famoso andén 9 3/4.
James es el hijo de mayor de Harry y es su segundo año en Hogwarts, mientras que para Albus, el segundo hijo, es su primer año. Igual suerte corren Rose (la hija de Hermione y Ron), y Scorpius, el hijo de Draco. Resulta que Albus y Scorpius llegan a ser grandes amigos, y que este último siente atracción por la prima de Albus: Rose. Conforme avanza la trama, nos damos cuenta de los conflictos padre-hijo, en donde sombras de los padres son dificiles de asimilar por los hijos, la fama de ambos les preceden.
Cuando el Ministerio de Magia logra confiscar un giratiempo, la idea de salvar a Cedric Diggory resulta muy conmovedora, al grado de que Albus decide hacerlo su empresa personal, arrastrando consigo a Scorpius (quién resulta ser tan cerebrito como Hermione). Aunque claro, el valor de Albus proviene de que se siente atraido por la sobrina del papá de Cedric: Delphi Diggory, quién con sus 20 años logra deslumbrar al joven Albus.
Jugar con el tiempo es muy peligroso, y lo vemos al conocer las realidades alternas provocadas por el cambio en los hechos que todos los que han leido a Harry Potter han leído.
La novela es fácil de leer, ya que el formato de obra de teatro permite una lectura más rápida; auque no lo intenté, creo que se podría leer en 3 horas de manera contínua. En mi opinión particular, recurrir al viaje en el tiempo para establecer un entorno conocido y añorado, es una manera de atrapar al fanático, aunque demerite su innovación literaria. Sin embargo, las realidades alternas son un buen ejercicio de creación literaria, y podrían explotarse con alguna historia complementaria. Recomendado para todos los fanáticos de HP, y para lectores principiantes que gusten de una historia entretenida en el mundo de los magos.

View all my reviews