Requiem para Pablo

La ridícula idea de no volver a verte by Rosa Montero

My rating: 4 of 5 stars

Cuando escuche que se proponía este libro para leer en nuestro club de lectura, primero pensé que sería una novedosa biografía sobre Marie Curie y sus últimos años. De alguna manera cumple con mis expectativas: es un novedoso relato de los últimos años de Marie Curie después del fallecimiento de su marido Pierre. Lo que me deslumbró, fue la adopción del tema de la autora, Rosa Montero, en la superación de su pareja fallecida.

Podría decirse que fue un proceso tanatológico de la autora, la cuál, para el momento de escribir esa novela, había experimentado el fallecimiento de su compañero de vida: Pablo. A través de los ojos de Marie Curie, quién tuvo que sobreponerse a la muerte de Pierre, la autora hace un proceso similar de superación del ser amado. Cuenta en la historia de Marie, lo que ella hubiera hecho e hizo para superar este proceso. “Morir es parte de la vida, no de la muerte: hay que vivir la muerte”, esto lo cita Rosa Montero de la Dra Iona Heath, famosa tanatóloga norteamericana. Y es que el enfoque de este libro fue precisamente un ejercicio de aceptación y de realizar una última conversación con aquél que ha partido.

Pero antes de llegar a este proceso final, la autora nos muestra la fortaleza y autenticidad de Marie Curie para el momento que vivió. Una mujer inteligente, luchadora, emprendedora e independiente, capaz de superar cualquier obstáculo, que logra ser la primer mujer en recibir un premio Nobel… y la única persona en recibir dos premios Nobel de Ciencia (Física y Química). Supera los prejuicios de la época, incluyendo a su padre, quién no tiene otra visión más que aquellas viejas patriarcales costumbres polacas de inicio del siglo XX. Marie lucha por buscar su superación, persiguiendo sus estudios en París, donde llegaría a conocer al talentoso e inteligente Pierre. Lograron una conexión única, motivados por un sueño en común: la investigación científica.

En precarias condiciones, y a costa de su salud, estuvieron haciendo estudios para encontrar el material puro de energía inagotable: el radio. La exposición a este elemento es lo que los llevaría a su muerte. Sin embargo, en el camino, sus investigaciones causaron furor, inclusive, cierta idolatría basada en la confianza de que nada invisible pudiera ser causante de daño, invisible como la radiación. Debido a sus estudios, el consejo de ciencias frances nominó a Pierre y un ayudante al Nobel de ciencias, ignorando olímpicamente a Marie. Sin embargo, y a pesar de lo que digan, Pierre se opuso terminante a recibir dicho premio si no se mencionaba también a su esposa, pareja inseparable e incansable del descubrimiento. Esta aseveración causó furor, enojo y contrariedad, pero los viejos ineptos de cortas miras, tuvieron que ceder aunque solo permitieron que Pierre diera el discurso de aceptación. Desde mi punto de vista, Pierre fue un adelantado de a su época, dándole el justo reconocimiento a Marie.

Tuvieron dos hijas, una de ellas se dedico a heredar el legado de ambos : padre y madre, mientras que la más chica, sería una mujer de inigualable belleza, como en claro reproche a la ideología de la madre. Habrá que leer los capítulos dedicados a las niñas. El balance vida trabajo es casi una ilusión, en el aspecto de éxito, ya que al tener éxito en un extremo significa descuidar el otro. A pesar de todo, la vida de pareja fue muy unida, de ahí el proceso de pérdida de Marie fuera tan abrumador que recogió fragmentos de su alma en el diario que escribió después de la muerte de Pierre.

Hubo vida después de su esposo, un año y medio de luto le sirvió para retornar la calma, así como la escritura del diario, del cuál se basa este libro de Rosa Montero. Vemos descrita la vida de Marie como las primeras mujeres que luchan por su emancipación, aunque como todo ser humano, con algunos errores como no ser empática con otras mujeres que necesitaron de su apoyo. También es interesante leer su aventura con un compañero de laboratorio, casado, que le otorgó la atención que Marie necesitaba dos años después de haber enviudado. Es interesante leer también que la prensa de la época se entretenía en los chismes de estas celebridades, como ahora lo pudiéramos ver en actores o cantantes. Obvio que la sociedad francesa condenó a Marie por destruye hogares, sin ponerse a pensar que es el casado quién debería responder por sus actos.

Todo esto encontramos en este atractivo libro, con ciertas elucubraciones de la autora que nos hacen reflexionar sobre la vida, la muerte, la vida de pareja y el machismo. De manera paralela, existe el plus de la identificación de las casualidades y el destino, tema que me llamó la atención, ya que para finales de Enero, había fallecido mi primer gran amigo de la infancia. Alguien que fue muy cercano a mi en mis primeros años de vida, un primo de mi edad, sin ser mi familia. Sobrepasar estos momentos y leer el libro, me dio un sentido a lo que experimentaba, a esa opresión y sorpresa, esa forma de no creer que estuviera pasando, recordar que fue lo último que nos dijimos, y cuando lo hicimos. El libro fue especial por esa casualidad, entender el adiós de un ser querido.

Recomendado para lectores principiantes e intermedios, y para aquellos que buscan empatía en la pérdida, quizás entendimiento. Pablo, Pablito, reverendo, querido primo, gracias por todo.

View all my reviews

Nuestra vida en una vitrina

Libro Kentukis  - Lecturama

Kentukis

Samanta Schweblin

Literatura Random House, México 2019

Hoy al despertar, lo primero que hice fue abrir las persianas y estirarme. Mi vecina, cuya ventana de su cuarto queda justo enfrente de la mía, pensó que la saludaba y me correspondió. Luego bajé a la cocina para preparar el café, pero antes abrí todas las cortinas y persianas para dejar que la luz del sol iluminara de manera natural mi casa.

Debo decir que mi casa tiene amplios ventanales en la sala que dan hacia el exterior y que desde la cocina puedo observar y pueden observarme quienes transitan por la calle.

Mientras me preparaba el café, aún en piyama, algunos deportistas madrugadores me sonrieron como invitándome a dejar la modorra y seguir su paso de personas saludables. Otros vecinos que salieron a pasear a sus perros me dieron los buenos días y me sugirieron que agregara un poco de granola al yogurt que estaba por desayunar. Un par de niños que fueron a la escuela se rieron por mi despeinado. La vecina de la esquina se quedó viendo a mi pantalón de piyama y me dijo que tenía una peligrosa rasgadura a la altura de la ingle.

La culpa es en parte mía, yo dejé las cortinas abiertas a todas esas miradas curiosas para que pudieran conocer mi intimidad.

Acabo de leer la novela Kentukis de la escritora argentina Samanta Schweblin y me dejó pensando muchas cosas. Los kentukis son muñecos de peluche con cámaras en los ojos y ruedas que les permiten moverse, controlados a distancia por personas que pagan para ser observadores de otras vidas, las de quienes adquieren los muñecos. Es decir, a través del muñeco se establece un vínculo entre dos personas que no se conocen y que pueden estar en lados opuestos del mundo: observador – observado; amo (dueño de peluche) – ser (persona que maneja el peluche y observa la cámara).

Detrás de esta relación aceptada puede haber las más diversas motivaciones, algunas buenas, otras no tanto. Están los que adquieren el muñeco para sentir compañía, como un sustituto de mascota al que no hay que alimentar, basta con dejar el cargador al alcance del muñeco. Por otro lado están quienes adquieren la conexión para observar a través de los ojos del muñeco y así conocer otros lugares del mundo y contactar con personas de otras culturas. Digamos que ambos son el lado bueno de la moneda. Por otro lado, hay quienes adquieren el muñeco para exhibirse y dar rienda suelta a su sadismo reprimido. Otros compran la conexión para fisgonear, tratar obtener datos personales de los amos y después extorsionarlos. Este es el lado perverso.

Y en este vínculo admitido por observadores y observados hay un tercer actor que nunca se menciona en la novela: el que produce los kentukis y que se enriquece por dos vías. Y esa fue una de las reflexiones que me detonó el libro, los grandes corporativos a quienes entregamos libremente nuestros datos personales para que conozcan nuestros gustos, nuestros patrones de consumo, los lugares que frecuentamos y dónde vivimos. Somos nosotros mismos quienes abrimos las cortinas de nuestra casa-escaparate.

Kentukis es una novela que habla de la invasión a la intimidad, de la violación de la privacidad, de la necesidad de vínculos afectivos, de vouyerismo, de los huecos en la ley que permiten que la tecnología y el acceso a la información se usen de manera maliciosa.

Este es el tercer libro que leo de Samanta Schweblin: el primero fue Distancia de rescate; el segundo Siete casas vacías. Los dos lecturas me sacudieron y esculpieron un altar para la autora entre mis escritores favoritos. Debo confesar que tenía un poco de recelo acerca de Kentukis, sobre todo porque cuando recién se publicó el libro (2018) hubo una gran campaña de publicidad: The New York Times en español lo calificó como uno de los diez mejores libros de ficción del año. The Guardian calificaba a la autora como una de las 50 mejores voces nuevas de la ficción. Dejé pasar casi tres años para leerlo y mi temor se vio más o menos validado, es decir, me gustó, pero no tanto como los dos libros anteriores.

En el libro, los kentukis se vuelven tan populares que se pueden encontrar en cualquier lado. La propaganda publicitaria, que es un tema apenas mencionado, creó una falsa necesidad entre los consumidores que se volcaron a comprar muñecos o conexiones para observar. Yo, al ver que se le hacían tantos elogios a la novela, corrí a comprarla aunque la dejé reposar. El altar para Samanta Schweblin sigue en pie, pero quizá todos terminamos siendo víctimas de la mercadotecnia.

Del Diario de Emilio Renzi

Respiración artificial by Ricardo Piglia

My rating: 3 of 5 stars

Ricardo Piglia fue un escritor y crítico argentino que padeció las dictaduras militares de la segunda mitad del siglo XX. En su temprano peregrinar, comenzó la escritura de su Diario, que se convertiría en la fuente primordial de sus novelas más reconocidas. Respiración Artificial se publicó en 1980 la cuál lo catapultó al reconocimiento mundial por su narrativa de las traiciones políticas de Argentina del siglo XIX, durante la presidencia Juan Manuel de Rosas, hasta la los cambios políticos de los años 70s.

La historia comienza con un joven escritor llamado Emilio Renzi, que tiene comunicación epistolar con un desaparecido tío llamado Marcelo Maggi, quién tuve que marcharse hace más de 20 años, intempestivamente de su ciudad natal, por problemas maritales irresolubles. Marcelo es historiador y filósofo, quién se encuentra escribiendo sobre un antiguo personaje histórico argentino del siglo XIX que apoyó la presidencia de Juan Manuel de Rosas. Sus papeles e investigación está en casa de su suegro, por eso le pide a su sobrino que se cité con él para recuperar los papeles de gran valor histórico. Dichos papeles narran a su vez las situaciones que vivió el abuelo del suegro, quién estuvo presente en las revoluciones políticas del siglo XIX.

El autor nos relata la historia como si fuera una novela policiaca, pero que en lugar de resolver un crimen, buscamos la verdad histórica y la participación de cada uno de los protagonistas, como si alguno de ellos fuera el asesino de la historia, o el embaucador de la verdad. Para lograrlo, el joven Emilio Renzi sigue las instrucciones de su tío y visita al suegro de éste, y a través de dicha entrevista, hace el viaje al siglo XIX a través de la vida del abuelo del suegro. El juego narrativo es un símil de llamadas recursivas, es decir, acciones que se ejecutan dentro de otras acciones. Mi ejemplo claro es cuando el narrador cuenta la narración del segundo personaje hablando de un tercero. Suena algo rebuscado, pero es como ver una película con las anotaciones del libreto actuadas.

Piglia plasmó varios debates literarios a lo largo de la novela, creando una especie de aeropuerto, donde cada mención a un autor o una obra, sirve como pista de despegue para investigar otras obras. Escuchar hablar de Joyce, Chejov, Faulkner, Freud, Kant, Heidegger, Thomas Mann, Kafka, permite al lector tomar en consideración otras obras, e investigar un poco más sobre cada autor, eso sin contar los eventos históricos argentinos del siglo XIX. Por si solo, estos pasajes son atractivos como material de referencia a nuevas lecturas. En mi personal punto de vista, no era necesario crear narradores “recursivos” (narradores que relatan narraciones de terceros).

Solo esto bastó para llamar mi atención, pero encontrarme con la joya de una teoría de encuentros, me dejo pensando en las posibilidades creativas de inicios del siglo XX. Aquí deberían de parar, esto es un flagrante spoiler. Lo que mencionaré a continuación a sido tema de investigación de la novela de Piglia. Algo que las posibilidades de la época lo hace factible. De 1908 a 1911, varios personajes culturales se dieron cita en los cafés de Viena, entre ellos estaba Kafka, quién acostumbraba frecuentar esos lugares bohemios que le permitieran desarrollar su creatividad. En tal lugar, coincidió que un joven pintor comenzaba a buscar labrarse un nombre y camino, por malo que era y falta de talento, creía que se merecía el reconocimiento de todos, dicho personaje, que se presume conoció a Kafka, se llamaba Adolf Hitler. Esto fue para mi un bomba, inclusive, la hipótesis de que Mein Kampf y El Proceso, estuvieran emparentados de alguna manera gracias al café vienés.

Estas joyas salvan la novela por si sola, aunque me cuesta trabajo entender porque el autor se esfuerza por anexarle una narrativa “innovadora”. Sin embargo son gustos personales, sé que existen aquellos que disfrutan de este tipo de juegos. La novela es recomendada para lectores de nivel intermedio/avanzado, sobre todo aquellos que disfrutan de enlaces literarios entre novelas. No cabe duda que los argentinos siguen el ejemplo de su mentor Borges.

View all my reviews

Estampas grises de un pueblo rumano

En tierras bajas by Herta Müller

My rating: 3 of 5 stars

Creo que el estado de ánimo es un factor que en ocasiones encauza las lecturas y permite una mejor recepción o reticencia de la novela en cuestión. Al final no es culpa de la obra; se dice que una vez que sale del autor, la novela le pertenece al lector. En esas ocasiones, un gran trabajo literario puede no ser apreciado en su totalidad, o al contrario, tener la ligereza de espíritu para lograr una empatía más fácil con la lectura.

Mi caso particular es que estaba de muy buen humor los últimos meses, y las lecturas sombrías o excesivamente dramáticas no encajaban en mi actual ánimo.

Herta Müller logra estampar grises postales de un pequeño pueblo rumano bajo la dictadura de Ceaucescu, utilizando sus recuerdos infantiles de la región donde creció. A través de los ojos infantiles de una pequeña niña, vemos la interacción en el pueblo y la opresión que se siente en el ambiente. De una manera sutil, vemos la pobreza extrema en la que se encuentra la familia, llegando al punto de reutilizar el agua para poder bañarse, siendo el primero el más afortunado, y el abuelo quedándose con la peor parte.

Encontramos también un pueblo donde el alcohol parece ser el único medio de escape de la realidad. Padres que terminan borrachos y que rompen las ilusiones de convivencia con sus hijos, con un grado de incomunicación marital que resulta de lo más común y normal en ese ambiente.

Observamos también como se vivía en ese pueblo, donde los animales tenían que pasar por una autorización expresa del gobierno para poder sacrificarlos. Aunque la familia se muriera de hambre, sin el permiso, no les estaba permitido alimentarse del animal. Se tenía que recurrir que falsos accidentes con el fin de obtener la tan ansiada autorización.

Un pueblo lleno de gente sin esperanzas, con una supervivencia diaria, con una aceptación del día a día. No por nada fue una obra prohibida, ya que denunciaba el lamentable estado los habitantes del régimen. Solo hasta que la autora pudo vivir en Alemania, fue cuando su obra se presento al mundo.

Ganadora del premio Nobel de literatura, su obra representa una voz de reclamo sobre los regímenes totalitarios de la Europa central.

Equiparable en cierta medida con Svetlana Alexiévich por las atrocidades de la guerra, o con Fernanda Melchor en Temporada de Huracanes por la pobreza de aquel pueblo y el comportamiento de su gente; es una novela que debe leerse anímicamente preparado. Recomendada para lectores nivel intermedio.

View all my reviews

El poder hipnótico del mar

Océano mar - Baricco, Alessandro - 978-84-339-6749-7 - Editorial Anagrama

Océano mar

Alessandro Baricco

Anagrama, México, 2016.

El mar tiene un poder hipnótico, igual o más poderoso que el fuego. A la orilla del mar o en su interior han surgido tantas historias como alrededor del fuego. Agua y llamas secuestran nuestras miradas mientras nos revelan leyendas fantásticas.

Además, a diferencia del fuego, al que hay que alimentar para evitar que se extinga, el mar es perpetuo.  Su vaivén infinito nos arroja vestigios del pasado, residuos del presente y esperanza del futuro. Todo converge en el mar.

Tenía que ser una posada frente al mar, el lugar donde podían coincidir personajes tan distintos: una mujer bellísima a la que su esposo la envía lejos de su hogar con tal de separarla de su amante; un pintor que diariamente intenta pintar el océano y no lo logra por no encontrarle los ojos; un profesor que entre otras tareas imposibles, decide medir en dónde termina exactamente el mar; una chica que padece una rara enfermedad y que viaja al lado de un cura locuaz y ojo alegre.

La Posada Almayer es atendida por niños de costumbres extrañas: un niño que pasa el día entero sentado en el alféizar de la ventana de un cuarto que da a un acantilado y que puede saltar hacia ambos lados; un pequeño que le ayuda al pintor a localizar barcos en el horizonte para que puedan simular los ojos del océano; otro que le ayuda iniciar los sueños a uno de los huéspedes.

Pero quizá, la costumbre más extraña de los niños de la Posada Almayer sea la de salir a bailar a la playa, con lámparas, durante las noches de tormenta, para descontrolar a los barcos y que se estrellen contra los acantilados… después de todo, hay muchas islas que sobreviven gracias a los naufragios.

Todo eso ocurre en Océano mar, la novela del escritor italiano Alessandro Baricco publicada por primera vez en 1993 y que yo apenas descubrí a finales del 2020.

Aquí debo señalar que hasta ahora he leído 3 libros del autor y que ninguno me ha dejado imperturbable: o los amo o los padezco. Primero leí Seda (1996) y lo amé rotundamente; luego City (1999) y me costó trabajo llegar al final de sus páginas; Océano mar, es el tercer y me volvió a encantar. Su estilo nunca es el mismo. Como el agua del mar que nunca es la misma cuando nos moja los pies. O quizás somos nosotros los que cambiamos constantemente, y en cada libro que leemos somos distintos.

Además de estos personajes alucinantes que habitan en Oceáno mar, encontré una historia sobre una fragata francesa que encalló a varios kilómetros de costas africanas y que, al ser insuficientes las lanchas salvavidas, varios hombres y una mujer, tuvieron que subir a una balsa improvisada en la que padecieron horrores durante los días que estuvieron a la deriva.

La manera en que Baricco enlaza las historias es magistral, y nos lleva a través de una gama de emociones a las que es mejor no oponer resistencia, dejarse llevar como balsa a la deriva en medio del mar.  Si están dispuestos a iniciar esta aventura, prepárense para ir de la ironía a la melancolía, de la reflexión al embeleso en unas cuantas páginas. Uno de los mejores libros que leí el año pasado y lo recomiendo enormemente.

Aquí una de mis frases favoritas:

“He visto naves espléndidas luchando contra tormentas feroces, y he visto algunas de ellas rendirse y desaparecer entre las olas altas como castillos. Era como un duelo. Bellísimo. Pero la Alliance no ha podido combatir. Un final silencioso. Con un inmenso mar casi plano a su alrededor. El enemigo lo tenía dentro, no delante. Y toda su fuerza no valía contra un enemigo así. He visto muchas vidas naufragar de esa manera absurda. Pero naves, nunca.”

Ser una buena persona

Amazon.com: Las buenas personas (Spanish Edition) eBook: Baram, Nir: Kindle  Store

Las buenas personas

Nir Baram

Alfaguara, México, 2013

Quizás todos tenemos el potencial de ser buenas personas, pero luego la realidad nos puede llevar por caminos insospechados; entonces, todos, también quizás, tenemos el potencial de convertirmos en aquello que alguna vez despreciamos.

Acabo de terminar mi primer libro del año y me ha gustado un montón, tanto que no quise esperar para recomendarlo y dejar una huella de las impresiones que me causó. Se trata de Las buenas personas del escritor israelí Nir Baram.

De entrada no es tan común que un escritor judío escriba sobre las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial, desde una perspectiva no judía y Nir Baram lo hace y lo hace muy bien. Basta decir que con este libro se hizo merecedor del Prime Minister Award, 2010.

Las tramas -en realidad son dos historias que inicialmente corren paralelas- son las de un alemán que en un principio no estaba de acuerdo con el régimen nazi, pero que termina sirviéndole como uno más de los soldados que trabajan para engrandecer al Reich; y el de una soviética proveniente de una familia en cuyo seno se criticaba a Stalin y que termina perteneciendo a la NKVD, una policía secreta del régimen soviético.

Sería demasiado simplista pensar que todos tenemos un precio por el cual vendemos nuestros principios, o que el instinto de supervivencia nos obliga a hacer cosas que en situaciones normales no haríamos.

En el caso del personaje alemán, tenía una necesidad de reconocimiento y de triunfo -no sé por qué pensé en algunas personas con las que me he topado en el ámbito laboral-, mientras que en el caso de la protagonista soviética se vuelve la interrogadora del círculo de amigos de sus padres, porque tiene la esperanza de encontrar a sus hermanos de quien ha sido separada.

Las historias de estos dos personajes convergen en la declaración de guerra de Alemania a la URSS en junio 1941. Y aquí cabe mencionar que el libro no hace un recuento de hechos históricos con fechas, ciudades y nombres de personajes de la vida real, sino que logra dar un muy buen panorama del entorno político y social.

Los protagonistas viven un constante miedo ha ser delatados como traidores -tanto en el régimen nazi como en el soviético. Constantemente viven la soledad, la miseria, el arrepentimiento por ser parte de la maquinaria de los gobiernos de sus respectivos países.

Definitivamente, Las buenas personas fue una gran libro para iniciar este año.

Algunas citas:

📖”Lo único que permanece en la historia es la aterradora elasticidad del espíritu del hombre.”

📖”Como somos seres efímeros es natural que los grandes acontecimientos de nuestro tiempo nos impresionen, pero al fin y al cabo no representamos más que un diminuto momento de la historia.”

Fantasía polaca para el mundo

La sangre de los elfos  by Andrzej Sapkowski

My rating: 4 of 5 stars

Andrzej Sapkowski creó un mundo que se descubre poco a poco, logrando capturar la atención del lector a través de sus personajes mientras descubre las intrincadas argucias políticas y militares. Un mundo que ha sido azotado por la humanidad, expulsando a los moradores primigenios como los elfos. Tomando ventaja de las enseñanzas que ellos compartieron con la humanidad, con el fin de manipular las Fuentes energéticas disponibles en la naturaleza y transformarla en magia.

En este tercer tomo de la saga de Geralt de Rivia, el brujo logra por fin llevar a su protegida a la antigua fortaleza de los brujos: Kaer Mohrhen. Siguiendo las costumbres del clan, la preparan con duro entrenamiento para combatir con la espada y las señales de los brujos. Pero Ciri es una joven especial, por sus venas corre sangre de los primeros moradores y afortunadamente, no inician la transformación de la jovencita con los brebajes especiales de los brujos. Ella tiene una fuente natural de energía, y además es mujer, por lo que deciden pedir ayuda a una hechicera: Triss Merigold. El entorno de los brujos cambia de la noche a la mañana, y no solo deben comportarse más educadamente, si no ahora se dan cuenta que Ciri a comenzado su pubertad, y solo la hechicera esta capacitada para explicarle el ciclo menstrual y sus efectos, Geralt y los demás se sienten aliviados de tener a Triss en su castillo.

La energía de Ciri comienza a desarrollarse, y Triss sugiere que solo hay alguien que podría terminar de formarla, brindarle el conocimiento y la práctica necesaria para poder controlar su poder nato. Es otra hechicera, mucho más experimentada que Triss, y el gran amor de Geralt: Yennefer de Vengerberg. Para esto, es preciso seguir escondiendo a Ciri, quién es en realidad la heredera directa del trono de Cintra, una nación del sur que era muy poderosa antes de ser conquistados por los nilfgaardianos. Demasiado intereses políticos están en juego con el regreso o completa desaparición de Ciri en el esquema global de los reinos. No solo el rey de Nilfgaard busca a la heredera, también los enemigos de éste la buscan, ninguno con las mejores intenciones al parecer. Debido a esto, Geralt la mantiene escondida en el Santuario de la diosa Melitele, lugar al que llega Yennefer para enseñarle lo necesario para sobrevivir.

Lo divertido de todo este enredo, es que las tres mujeres sienten una atracción especial hacia Geralt, tanto Triss como Yennefer de una manera más pasional, mientras que Ciri siente el llamado del destino, algo más bien aspiracional. Estas situaciones resultan un tanto cómicas pero entretenidas, viendo como entre ellas hay una especie de competencia por captar la atención del brujo.

La serie de Netflix logra retratar la esencia de la narrativa de Sapkowski, permitiendo adentrarnos en su mundo mágico e intrigas políticas. Mantiene además el interés por el papel que jugará Ciri en el destino del mundo. Esta es la primera novela de la saga del brujo, los dos tomos anteriores son una recolección de cuentos que sirve como precuela a la historia principal.

Como lo he comentado en otras ocasiones, esta saga me ha permitido regresar a la fantasía épica, capturando mi atención y buscando más título que me permitan disfrutar de este subgénero por tantos años abandonado. Aunque puede leerse de manera independiente, les recomiendo leer primero los cuentos de los tomos I y II antes de leer esta novela. Recomendado para lectores que buscan entrar al mundo de fantasía para adultos, más divertido y ligero que Juego de Tronos de George R.R. Martin.

View all my reviews

Entre ciudades

La ciudad y la ciudad by China Miéville

My rating: 4 of 5 stars

Caminar por los calles céntricas de la ciudad es siempre una experiencia edificante, ya que es posible apreciar la arquitectura colonial al mismo tiempo que disfrutar de un clima cálido. Las calles adoquinadas y las banquetas estrechas realzan la ciudad de Santiago de Querétaro, admirando la limpieza y el duro trabajo del mantenimiento de la capital. Al pasar por la calle Morelos, a un costado de la iglesia del Carmen, encontramos un grupo de librerías independientes llamado “El Alquimista”. Son tres locales que forman una sola tienda, un mar de libros que han quedados relegados en el tiempo.

Saldos y joyas escondidas se encuentran en sus libreros a módicos precios, es como vivir en un mundo alterno, un doppelgänger de libros, caminas en el local y atisbas títulos que creíste ya no encontrar más, autores que pensabas discontinuados o tesoros que no se venden en las librerías de uso convencional. Tal fue el caso de este libro, un premio Hugo del 2009, una historia de dos ciudades entramadas, viviendo topológicamente en el mismo sitio pero con diferentes leyes y costumbres: “La ciudad y la ciudad” de China Miéville.

China Miéville es un escritor británico de fantasía y ciencia ficción que ha ganado reconocimiento con las novelas “La estación de Calle Perdido“ y “La ciudad y la ciudad“, obteniendo los prestigiosos premios Hugo, Locus, Arthur C. Clarke y el British Fantasy Award. Después de mi peregrinar por otros subgéneros y estilos literarios, es siempre una sorpresa leer y adentrarse en las propuestas literarias de fantasía y ciencia ficción respaldado por prestigiosos premios internacionales. En la presente obra, el autor nos invita adentrarnos en una ciudad llamada Beszel, vieja ciudad europea que muestra orgullosamente su arquitectura, compartiendo el espacio geográfico con su ciudad hermana: Ul Qoma. Entender esta situación fue algo retador, imaginar una ciudad donde existen dos ciudades superpuestas, compartiendo geográficamente el mismo espacio y una organización reguladora llamada Brecha, encargada de mantener la división y a sus habitantes.

El autor juega con la arquitectura y con las reglas sociopolíticas de un grupo de civiles, que atemorizados por cometer una falta, siguen de una manera fiel y dogmática las reglas de convivencia geográfica, logrando ”desver“ y ”desoír“ cosas de la ciudad a la que no pertenecen. Los habitantes crecen aprendiendo las reglas para evitar caer en faltas, y es obvio que los niños son perdonados de las posibles violaciones en las que pueden caer al no evitar oír o ver personas que pertenecen a la otra ciudad. Como lo mencionó el autor en una entrevista, es parecido a un tablero de ajedrez donde existen casillas blancas y negras, siendo cada una un espacio independiente de la adyacente para cada alfil.

Una vez aclarado el entorno, el autor nos presenta una trama al más clásico estilo noir, es decir, la típica novela de detectives y crímenes. Nuestro protagonista, el detective Tyador Borlú, de la ciudad de Beszel, tiene que resolver el asesinato de una desconocida encontrada en una pista de skate, un lugar retirado de las zonas céntricas y entramadas de ambas ciudades. Lo curioso es que nadie parece identificarla, y decide mandar pegar volantes por toda la ciudad. Es entonces cuando recibe una llamada, de larga distancia, de otra ciudad: Ul Qoma. Un habitante de dicha ciudad, no logró ”desver“ a tiempo la foto, y reconoció a la chica, por lo que decidió llamar de manera anónima al detective y explicarle que estaba buscando en la ciudad incorrecta.

Lo interesante de esta tesis, es que los habitantes de la otra ciudad, al estar perfectamente aleccionados, podían ignorar lo que sucedía en su ciudad gemela y evitar inmiscuirse en un error de comportamiento llamado Brecha. Ambas ciudades están conectadas por un centro de conexión, una especie de embudo, como si fuera un reloj de arena. A través de dicho espacio era posible pasar de una ciudad a otra de manera legal. Así que el detective decide ”viajar“ a la ciudad vecina y descubrir al asesino de la víctima.

La novela es atractiva no solo por la división política y social de la ciudad, una especie de Berlín o Jerusalén Kafkiano, donde además se busca encontrar al asesino de la joven visitante de Beszel y Ul Qoma. Algo que no me gusta es la traducción castellanizada, gilipollas y esas cosas. Lamentablemente el mercado de traducción de novelas de fantasía y ciencia ficción se encuentra en España, y esto provoca que la traducción este enfocada a dicho mercado. Quitando esa pésima traducción regional, la historia es muy atractiva y hacer volar la imaginación pensando en una ciudad doppelgänger. No es una novela de iniciación al subgénero, así que el lector debe tener experiencia previa en novelas fantásticas y de ciencia ficción, además de que el nivel de lectura es intermedio. Una muy buena novela para cerrar el año.

View all my reviews

¿Comer o no comer? Ese es el dilema.

Cadáver Exquisito (Premio Clarín 2017) / Tender Is the Flesh: Bazterrica,  Agustina: Amazon.com.mx: Libros

Cadáver exquisito

Agustina Bazterrica

Alfaguara, España, 2019

El fin de semana pasado tuvimos un asado en familia: solo mi esposa, mi hija y yo. No es recomendable tener invitados en esta época de pandemia. El menú: unos vegetales a las brasas, unas quesadillas y un sirloin bien cocido. No me gusta el sabor de la sangre, por más que me digan que soy un criminal de los asados.

Después del postre hicimos la sobremesa. Comentábamos que a las brasas todo sabe bien, hasta los duraznos y la piña en almíbar. Después de recoger la cocina, aún quedaba un trozo de domingo para descansar y distraernos. Cada uno nos refugiamos en un rincón de la casa con su pasatiempo favorito. Yo seleccioné un libro que me recomendó Melina desde Mar del Plata: El cadáver exquisito de Agustina Bazterrica.

El título me sonaba a esa técnica usada por los escritores surrealistas, como una especie de juego en la que varios participantes armaban una historia. Consiste en que el primer participante comienza a escribir una historia en un papel y después de un cierto tiempo se detiene y le pasa la hoja al siguiente participante. Este no puede leer más que la última frase escrita por su antecesor y debe continuar la historia sin más información que esa. Y la hoja va pasando de mano en mano hasta que al final queda una historia hecha de retazos, como una quimera literaria.

La novela de Agustina Bazterrica nada tiene que ver con el pasatiempo surrealista.

Cadáver exquisito nos traslada a un mundo distópico en el que un virus mortal que afecta a los animales se contagia a los seres humanos. Con la finalidad de contener la transmisión del virus, es necesario sacrificar a todos los animales en cautiverio, incluidos animales de granja, de zoológicos, mascotas y en lo posible cazar a todos los animales libres. Hasta aquí, la distopía no está tan alejada de la realidad actual y 17 millones de visones sacrificados en Dinamarca a causa del Covid-19 son una muestra de ello.

Los seres humanos sobrevivientes al virus mortal siguen teniendo la necesidad de incluir carne en su dieta y, ante la falta de otra fuente calorías, se legaliza el consumo de carne humana. Cadáver exquisito se sitúa en ese tiempo en que las granjas que antes producían ganado vacuno, comienzan a producir la primera generación pura (PGP) de especímenes -está prohibido llamarle humanos. Afuera de los mataderos que antes se utilizaban para reses y puercos, y que ahora se usan para los especímenes PGP, viven los Carroñeros, grupos de personas que se conforman con los restos no aprovechables o con la carne echada a perder. Existe también una Iglesia de la Inmolación, que promueve entre sus feligreses el autosacrificio con la finalidad de que sus semejantes se alimenten de su propio cuerpo.

No voy a negarles que la lectura de este libro, merecedor del Premio Clarín en 2017, por momentos me dio retortijones. Era quizás el esfuerzo de mi estómago por procesar el sirloin a las brasas que dos horas antes había comido.

El estilo de la novela carece totalmente de ornamentos, cuenta las acciones sin entrar en tanto detalle en descripciones, casi como un guion cinematográfico. Aun así, provoca una profunda reflexión, casi una indigestión mental, sobre la destrucción que hemos hecho como especie, en este planeta. Hemos arrebatado el hábitat a muchas especies y las hemos extinguido; hemos creado una enorme desigualdad entre nosotros mismos; hemos agotado al planeta hasta llevarnos al borde de nuestra propia destrucción y todo con tal de perseguir ese modelo de consumo impuesto por el capitalismo.

¿Cuántos millones de reses se necesitarían para que toda la población del mundo pudiera comer carne diariamente? ¿Cuántos planetas se necesitarían para mantener esa producción de carne? No soy nadie para arrojar la primera piedra a los carnívoros, menos después de ese pedazo de sirloin bien cocido que clamaba venganza desde mi interior. Pero ¿y si todos, en la medida de lo posible, hacemos el esfuerzo de reducir el consumo? (Aplica igual para la carne o para cualquier producto).

Terminé la novela de Agustina Bazterrica con un remordimiento en mi estómago. Quienes me conocen saben que me gustan los libros que me hacen sufrir, éste sin duda lo recomiendo para eso. Sé que no soy el mismo después de su lectura y que sin duda seguirá dándome vueltas en la cabeza por mucho tiempo. Quizás hasta el próximo asado en el que me conformaré con los vegetales y las quesadillas.

In memoriam… John Le Carré

El espía que surgió del frío by John le Carré

My rating: 4 of 5 stars

Acabo de terminar esta novela, y fue una lamentable sorpresa enterarme que su autor falleció recientemente este sábado pasado 12 de Diciembre. John Le Carré, escritor del siglo pasado que logró retratar la realidad cruda y burocrática de la Guerra Fría en sus novelas de espionaje. Sin el edulcorado ambiente sofisticado del espionaje, en sus historias vemos la instantánea del Berlín del Este y Oeste, la definición de clases sociales, el espionaje y el comunismo, la agobiante burocracia, así como adulterio y cierto psicoanálisis de sus personajes.

Se dice que con la muerte de Le Carré, muere otro poco del siglo XX.

Acabo de terminar esta novela, y fue una lamentable sorpresa enterarme que su autor falleció recientemente este sábado pasado 12 de Diciembre. John Le Carré, escritor del siglo pasado que logró retratar la realidad cruda y burocrática de la Guerra Fría en sus novelas de espionaje. Sin el edulcorado ambiente sofisticado del espionaje, en sus historias vemos la instantánea del Berlín del Este y Oeste, la definición de clases sociales, el espionaje y el comunismo, la agobiante burocracia, así como adulterio y cierto psicoanálisis de sus personajes.
Se dice que con la muerte de Le Carré, muere otro poco del siglo XX.

Me interesé con Le Carré cuando accidentalmente vi la película de “Tinker Tailor Soldier Spy”, adaptación de la novela del mismo nombre donde aparece el agente George Smiley, el cuál podría considerarse es el alter ego de Le Carré. Cabe mencionar que Le Carré trabajo entre los años 50s y 60s en el servicio de inteligencia británico MI5 y MI6. Por lo que la veracidad de su narrativa se ve sustentada por su experiencia.

El espía que surgió del frío, es su tercera novela de espías y la que lo catapultó a la fama; aunque no se cuenta dentro de la serie de George Smiley (su personaje más reconocido), éste es mencionado como parte del servicio de inteligencia. Narra la historia del agente Alec Leamas, encargado de las operaciones de Berlín del Este, cuya tarea principal es formar una estructura de informantes del otro lado del muro, que permitan al Reino Unido estar al tanto de las diferentes acciones del bloque socialista. Sin embargo, sus actividades han sido descubiertas y sus agentes asesinados a manos de su homólogo en el frente democrático alemán: el agente Hans-Dietrich Mundt.

Su última acción en el frente alemán, fue durante la operación de rescatar a su último agente sobreviviente, esperándolo del lado oeste del Muro. La historia comienza con el tránsito de dicho agente a través del primer puesto de control, saliendo del lado oeste. Sin embargo, en una fracción de segundos, cuando parecía que llegaría a salvo del otro lado del Muro, dicho agente es acribillado en frente de Alec Leamas, sin que éste pudiera hacer nada por salvarlo.

Aquí decide que Mundt debe pagar por todo el daño causado. A lo largo de la novela, vemos como Alec cae en la desesperación y como último intento, trabaja en un plan junto con Control del servicio de inteligencia británico, para enredar a Mundt en una trampa y por fin, deshacerse de él. Alec juega un papel de agente en desgracia, que debe ser atraído por el bloque socialista como un posible informante. A partir de estas acciones, podría acercarse a Mundt, y lograr la conspiración para destituirlo, o mejor aún, fusilarlo.

La narrativa de Le Carré nos presente el mundo del espía en su faceta más humana. Envueltos en un mundo de burocracia, y oficinistas, donde los agentes son bastante burdos, y quizás muy simples. Personas comunes y corrientes dispuestos a seguir los protocolos del servicio secreto. No puede faltar un toque de amor entre una joven bibliotecaria y el agente, un cariño desinteresado entre un señor de más de 40 años y una joven de 21.

El Muro de Berlín tiene tantas historias de libertad y sacrificio, una muestra clara de las ideologías que gobernaban la Guerra Fría. Individuos que buscaban la libertad capitalista a toda costa. Héroes y villanos. Esta historia es una de ellas. El autor logra una narración atractiva, sin caer en la fantasía. Mostrando el engranaje de oficina, y la frialdad de las decisiones que cada gobierno debe tomar para mantener su hegemonía. Estoy en contra de mencionar algo sobre el final en mis reseñas, no busco ni quiero dar falsas expectativas, pero a titulo personal, es un final que me deja un sabor de un trabajo bien logrado: bien hecho Mr Le Carré, descanse en paz.

Es considerada una de las mejores novelas de espías, distinción que logro por la destreza narrativa de la trama más que por el fastuoso mundo del espía. Novela recomendada para lectores principiantes e intermedios.

View all my reviews